Arte latte, café con sabor estético

El arte latte es el efímero patrimonio cultural de los baristas. Consiste en crear diseños sobre el espresso usando primordialmente leche vaporizada o crema de leche. Las técnicas empleadas son dos: la caída libre y el etching, o grabado. El arte latte no es una opción que muchas cafeterías puedan permitirse. Sin embargo, es una buena forma de promocionar un local y ganar reputación en el competido mercado cafetero.

Arte latte, café con sabor estético

La sensación que genera el arte latte no es exclusiva de quienes poseen debilidad por el dibujo, la pintura, el diseño o la decoración.

Un producto cafetero bien presentado causa placer, abre el apetito, nos predispone para disfrutar de una experiencia deliciosa.

También habla de que nuestro pedido ha sido elaborado por un barista experimentado.

El arte latte es el efímero patrimonio cultural de los baristas.

Consiste en crear diseños sobre el café espresso usando primordialmente leche vaporizada o crema de leche.

Tanto la base cafetera como el ingrediente lácteo deben ser bien preparados, de otro modo, no se conseguirá ni la apariencia estética ni el sabor deseado.

TÉCNICAS

Las técnicas que se emplean son dos: la caída libre y el etching, también conocido como grabado.

En la primera, se crema la leche y enseguida se vierte sobre el café preparado, pero no de cualquier modo.

Con movimientos de la mano y la muñeca se controla el flujo lácteo de manera que el vertido vaya dibujando la forma deseada sobre el deleite oscuro.

Requiere pues, habilidad con las manos, paciencia y práctica.

Un corazón o una manzana son figuras básicas a pintar camino de alcanzar proezas mayores.

El etching se vale de herramientas como cuchillos, palillos o plantillas para dotar a la bebida de un diseño sugerente, estético.

Cuando se trata de imágenes que pueden grabarse en el café, la imaginación es el limite.

Desde rosetas (disposición circular de hojas) hasta avecillas o superhéroes caben en el lienzo de la taza.

Hay quienes recurren a agregados como chocolate, colorantes, canela, cacao en polvo o granos de café para completar sus creaciones.

¿QUÉ AGREGA?

En pocas palabras, añade a tu café una muestra de arte efímero impresa sobre la leche, ya sea vaporizada o cremada.

Hay un debate entre apasionados del deleite oscuro acerca de él.

¿Qué es más importante? ¿El fondo o la forma?

Fervientes seguidores de la bebida favorita del mundo (con perdón de las bebidas azucaradas y los alcoholes) consideran que el sabor es lo esencial de modo que la apariencia puede hacerse a un lado.

Otros simpatizan con esta forma de agregar valor a la bebida oscura. Se trata, sostienen, de una excelente manera de presentar una taza humeante.

También hay extremistas que ponen al arte latte por encima de la calidad del bebible. Para estos radicales todo lo que cuenta son las características visuales, la creatividad desplegada y una depurada ejecución.

Servir bebidas con presencia estética no es una opción que muchas cafeterías puedan permitirse. Imaginen lo que sería para un cliente tener que esperar media hora por un café tan hermoso como tibio.

Si bien algunos diseños pueden ser descritos como simples, hay baristas que se esfuerzan por concretar creaciones ambiciosas y de una complejidad que denota una extrema habilidad en el manejo de los materiales empleados.

No obstante, para un negocio del ramo, privarse del todo de estos dibujos fugaces tampoco parece buena idea. Son una buena forma de promocionar un local y ganar reputación en el mercado cafetero.

Los éxitos obtenidos por los profesionales de las bebidas han hecho que existan competencias de arte latte.

Hablamos de profesionales de las máquinas de espresso que practican y practican hasta dar con la medida precisa de crema de leche que otorga un nivel de contraste y tonos atractivos a la taza humeante.

El arte latte se ha vuelto parte del mundo del café de especialidad.

Para finalizar, cabe reiterar que la belleza visual sacrifica parte del sabor del grano y que la imagen trazada por el barista, así sea una creación digna de museo, se desvanece al primer sorbo.

Foto de Armin Lotfi en Unsplash

What's Your Reaction?

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0