Café con leche orgánica

Mucha gente no concibe la idea de beber deleite oscuro si no tiene a la mano el ingrediente blanco en alguna de sus variantes: entera, descremada, semidescremada, light. En la competencia por la preferencia de los consumidores, la leche orgánica ha ido ganando terreno. Uno de sus beneficios es que contiene más grasas saludables. Un buen recurso para quienes aman el café latte, pero padecen intolerancia a la lactosa, es recurrir a versiones de leche orgánica deslactosada.

Café con leche orgánica

Pocos complementos armonizan tan bien con el café como la leche. Es un matrimonio feliz, como el de las palomitas con la mantequilla o el del pan tostado y la mermelada.

Mucha gente no concide la idea de beber deleite oscuro si no tiene a la mano el ingrediente vacuno en alguna de sus variantes: entera, descremada, semidescremada, light.

En la competencia por la preferencia de los consumidores, la leche orgánica ha ido ganando terreno.

Cierto es que se trata de una alternativa más cara que la convencional. Sin embargo, varios especialistas de la nutrición coinciden en que conviene hacer el esfuerzo.

El adjetivo “orgánico” se aplica a alimentos obtenidos sin intervención de fertilizantes, pesticidas químicos, conservadores artificales u hormonas sintéticas.

En el caso que nos ocupa eso significa que las vacas reciben un tratamiento especial.

El ganado de la leche orgánica pasa buena parte del año al aire libre y su alimentación consiste en pasto natural y forrajes de legumbres.

Poner a los animales en corrales de engorda y alimentarlos en interiores son prácticas habituales del método tradicional.

Al ser un proceso amable con las vacas se consigue que la leche contenga más grasas saludables. Algunos estudios destacan que llega a tener una cantidad de ácidos omega-3 hasta un 70 por ciento mayor que el producto ordeñado de rumiantes con dieta de pienso.

El omega-3 ayuda a:

  1. prevenir la diabetes,

  2. reducir el riesgo de sufrir males cardiovasculares,

  3. mejorar la función neurológica, y

  4. fortalecer el sistema inmunitario.

En el caso de los ya diagnosticados con azúcar contribuye a mantenerla bajo control.

El cuerpo humano necesita ingerir omega-3 porque es incapaz de generarlo por su cuenta.

A ese ingrediente estrella hay que sumar los nutrientes de cajón: vitaminas, proteínas y minerales que estimulan el crecimiento y el metabolismo.

El organismo utiliza esos aportes para generar glóbulos rojos, producir anticuerpos y mantener saludables piel, uñas y cabello.

Cabe mencionar que si bien todos los tipos de grasa de las distintas variantes lecheras poseen, al menos en potencia, la capacidad para ayudar a mejorar el perfil de ácidos grasos de un individuo, el de la leche orgánica lo hace mejor.

Otra ventaja es que al ser un producto ultrapasterizado (se calienta a una temperatura mayor que en la pasterización regular para disminuir la presencia de microbios) dura en buen estado mucho más que la leche tradicional.

A distinto proceso, sabor diferente, uno más dulce que el convencional.

No debe perderse de vista que leche orgánica y leche fresca no son lo mismo. La primera hace referencia al proceso empleado para producirla mientras que el fresco adjetivo indica que la vaca fue ordeñada hace no mucho tiempo.

En la leche, uno de los alimentos más antiguos en la dieta de la humanidad, el café ha encontrado a uno de sus cómplices más efectivos cuando se trata de agradar al paladar de las personas.

Como siempre, el consumidor tiene la última palabra acerca de agregar a su taza humeante la opción más nutritiva disponible o continuar con el agregado regular.

Un buen recurso para quienes aman el café latte, pero padecen intolerancia a la lactosa, es recurrir a las versiones del lácteo tan orgánicas como deslactosadas.

Foto de Aurélien Lemasson-Théobald on Unsplash

What's Your Reaction?

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0