Café con oreo, doblete de sabor

Su sabor, su forma, sus colores, todo en la famosa galleta sándwich combina de buena manera con la bebida favorita del planeta: el café. Muestra de ello es el frappé con oreo. Preparar en casa una versión de este deleite combinatorio es sumamente sencillo. La versatilidad inigualable del café lo hace protagonista frecuente de duetos armoniosos.

Café con oreo, doblete de sabor

Es uno de los antojos más queridos del mundo y el buque insignia de un corporativo empresarial surgido a finales del siglo XIX, cuando un grupo de panaderías neoyorquinas se fusionó para formar la Compañía de Galletas de Nueva York.

Antes del cambio de centuria, la empresa sumó fuerzas con uno de sus principales competidores. Así nación la Compañía Nacional de Galletas, cuyo nombre en inglés fue abreviado para quedar como Nabisco.

En 1912, dicha corporación sacó al mercado tres productos que eran descritos como delicias de especialidad. El único que se vendió realmente bien, fue uno con sabor a chocolate y relleno de crema llamado Oreo.

No fue una invención original, simplemente la vendieron mejor que quienes crearon el concepto.

No hay en circulación una versión oficial acerca de por qué fue bautizada de ese modo.

Conjetura plausible es que deriva de la voz francesa “or”, que significa “oro”. Su empaque original era color dorado y se vendía como una galleta de especialidad.

En sus primeras décadas de vida, los diseños impresos en la golosina, que luego fue llamada sándwich, consistían en motivos florales, y luego, flores y pájaros, tórtolas para mayor precisión.

En 1952 se imprimió por primera vez el diseño con patrones geométricos que mantiene a la fecha.

No se sabe si el diseño esconde algún significado particular.

Lo cierto es que se ha convertido en uno de los postres más famosos de la Tierra y en la base de una familia de productos.

Nabisco ha aprovechado el éxito de las oreo para lanzar productos similares, derivados o sustitutos.

Su sabor, su forma, sus colores, todo en este bocadillo estrella combina de buena manera con la bebida favorita del planeta: el café.

Muestra de ello es el frappé con oreo, bebible que goza de amplia popularidad.

Preparar en casa una versión de este deleite combinatorio es sumamente sencillo.

Necesitas cinco galletas, dos cucharadas de leche condensada, 150 mililitros de leche, café instantáneo y un vaso con cubos de hielo.

En primer lugar, coloca todos los ingredientes en el vaso de la licuadora.

Tapa bien el vaso y da unos pequeños pulsos al electrodoméstico para romper un poco el hielo y no correr riesgos de forzar el motor.

Una vez que el tamaño del hielo sea el adecuado, licua hasta obtener la consistencia de frappe.

Para decorar, ten a mano crema batida, chocolate Hershey y una galleta oreo.

Vierte el chocolate en el interior del vaso del frappé, sirve la mezcla y decora con crema batida.

Rompe la galleta restante y coloca los fragmentos encima de la crema.

Para disfrutar otra versión en la que estos exitosos productos unen fuerzas basta con preparar un frappuchino al estilo clásico (café, leche, hielo).

Agregas algunas galletas fragmentadas y a disfrutar.

Una tercera opción es visitar Java Times Caffé y pedir un Oroccio.

El Oroccio es nuestra fórmula de javachino que combina espresso, chocolate y mucha galleta oreo.

Para acompañar tan suculenta bebida, prueba nuestro chessecake oreo, cremoso pay de queso con más de tu galleta favorita.

Queda claro que la versatilidad inigualable del café lo hace protagonista frecuente de duetos armoniosos.

What's Your Reaction?

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0