Café y té verde, ¿Cómo se llevan con la diabetes?

Desde hace tiempo, el café y el té verde son considerados bebibles amistosos con la salud. El consumo de estos productos ha sido relacionado con una menor probabilidad de llegar a padecer un mal pandémico de nuestros días: la diabetes. Una vez que se ha diagnosticado la enfermedad, el panorama cambia. El paciente que goza de las tazas humeantes debe conocer en la medida de lo posible los efectos de la mezcla cafetera en el organismo. No es una tarea simple porque hay miles de componentes en la mezcla cafetera y la mayor parte no han sido identificados. El té verde también posee pros y contras en materia salutífera.

Café y té verde, ¿Cómo se llevan con la diabetes?

La diabetes es un mal ligado a la glucosa en la sangre.

Se presenta cuando el organismo tiene problemas para convertir el azúcar y los almidones que se ingieren, casi siempre con la forma de alimentos, en la energía usada para las actividades cotidianas.

El origen de este mal sigue siendo un misterio. Se conocen los factores de riesgo (la obesidad y el sedentarismo, por ejemplo) y los científicos han determinado que los genes de una persona y el entorno  ambiental inciden en su aparición.

La comunidad científica ha conseguido evidencias de que café y té verde reducen el riesgo de sufrir tan esparcida condición.

Diversas investigaciones han concluido que los bebedores de deleite oscuro tienen menos probabilidades de sufrir el azucarado trastorno que no se cura, sólo se controla.

Cabe mencionar que todavía no se determina a ciencia cierta qué elementos de la mezcla cafetera brindan el efecto protector.

En el deleite oscuro están presentes miles compuestos químicos.

Cerca de mil sustancias hacinadas en cada taza humeante ya han sido identificadas, pero la mayor parte de ellas todavía permanece en el anonimato, al igual que sus efectos en el organismo.

No obstante, se tiene certeza de que algunas propiedades del café, especialmente de las mezclas descafeinadas, ayudan a evitar la diabetes tipo 2.

Los participantes de los estudios sobre el tema rellenan cuestionarios en los que describen a detalle su estado de salud, sus hábitos, su estilo de vida, así como las cantidades de café y té que beben.

Cada individuo es objeto de seguimiento por varios años y al termino del lapso se realiza una evaluación final.

Una vez que se procesa la información, los investigadores extraen las constantes que se convierten en resultados.

Por ejemplo, una conclusión de varios estudios es que aquellos que consumen al menos seis tazas de té verde o mínimo tres dosis de café al día muestran un riesgo menor de padecer diabetes (hasta un 33 por ciento de probabilidades) que las personas que no ingieren ninguno de esos productos.

También salen a la luz cuestiones como que el efecto benéfico es más fuerte en las mujeres que en los varones.

Al ser una de las bebidas favoritas del mundo, es importante que quien ha sido diagnosticado con azúcar conozca los efectos que las tazas humeantes producen sobre los niveles de glucosa en la sangre

La cafeína reduce la sensibilidad del cuerpo a la insulina, lo que ocasiona que suba la presencia azucarada en el torrente sanguíneo.

Cuando alguien padece diabetes tipo 2, el alcaloide que vive en los granos cafeteros llega a provocar problemas de control de la glucosa.

No obstante, se sabe que el efecto es menor si el café se toma en ayunas.

Quien además de azúcar sufre presión arterial debe ser especialmente cuidadoso a propósito de la cantidad de deleite oscuro que ingresa a su organismo.

El té verde, que contiene compuestos antioxidantes y antiinflamatorios, así como cafeína, posee su propio prestigio en materia salutífera.

Su consumo está asociado con una regulación de la glucosa en la sangre que no arroja efectos secundarios y con una reducción de la mortalidad por causas como enfermedades cardiovasculares.

No obstante, algunos análisis han arrojado resultados que pintan al té verde como factor potencialmente dañino para la salud.

Dicho lado nocivo se ha atribuido a restos de plaguicida en el producto.

Las investigaciones a propósito de ambos referentes del mundo de las bebidas están lejos de terminar y, seguramente, aún quedan muchos beneficios por descubrir.

What's Your Reaction?

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0