Cápsulas de café, ¿comodidad o pereza?

Los estilos de vida acelerados reclaman respuestas rápidas para diversos aspectos de la rutina. Por esa puerta ha ganado muchos adeptos las cafeteras de cápsula. Inconvenientes del sistema de monodosis son que buena parte de los contenedores de molido en los exhibidores se desechan tras un solo uso y que el catálogo de sabores disponibles está lejos de ser el ideal. A su favor juega la comodidad, término que suele marcar la descripción de esta forma de preparar café. Muchos devotos del deleite oscuro consideran que dicha “comodidad” no es otra cosa que pereza. ¿Quién tiene razón?

Cápsulas de café, ¿comodidad o pereza?

Los ritmos de vida acelerados tienen un inconveniente: contagian su celeridad a prácticamente todos los aspectos de la rutina.

Con eso en mente, no es de extrañar que las cafeteras de cápsula gocen de amplia popularidad.

Preparar café instantáneo siempre puede ser más fácil.

Black & Decker, Melitta, Philips, Senseo y Nespresso, Java Times Caffe son marcas de referencia hablando de este sistema de monodosis cafeteras.

La competencia por el favor del consumidor los lleva a desarrollar equipos que ofrecen características muy particulares o bien cápsulas con sabores especiales, de temporada, ediciones limitadas, etcétera.

Cabe mencionar que, tras preparar una taza humeante, los equipos basados en la monodosis suelen gotear más tiempo del que uno está dispuesto a esperar.

No obstante, debe reconocerse que se han introducido en la cotidianidad de millones de personas.

Uno de sus principales inconvenientes es que buena parte de su oferta consiste en cápsulas de un solo uso, lo que significa tirar a la basura aluminio que, de no recibir el tratamiento adecuado, es una fuente de contaminación ambiental de largo aliento.

La alternativa, emplear recipientes recargables.

Los hay de acero inoxidable, aunque implican adquirir otro accesorio, como una tapa que sea también de acero.

También existen de plástico, los acompaña una tapa. Lo malo de esta opción es la durabilidad. Cada vez que se expone al fuego, su vida útil sufre merma.

A la hora de elegir entre desechables y reutilizables debe tenerse en cuenta que los segundos cuestan más.

Otro aspecto a considerar es que debe invertirse tiempo, y ciencia, a la tarea de rellenar los contenedores de las monodosis.

Como ya no es un producto nuevo y cerrado, hay que prensar bien el grano molido. De otro modo, no obtendremos el resultado acostumbrado.

Los amantes del deleite oscuro que se aventuran en estos terrenos corren riesgo de tomar productos que contienen más elementos de los prometidos.

Por ejemplo, se ha descubierto que algunas cápsulas contienen, además de café, azúcar, sin la debida aclaración para el consumidor.

Además, se han detectado discrepancias entre las cantidades de cafeína por dosis que se manejan en las etiquetas de muchos productos encapsulados y las que acaban depositadas en las tazas listas para el consumo.

Los amantes más acérrimos del deleite oscuro, desde luego, confían en otros métodos de elaboración. Sin embargo, el impacto de este sistema de café instantáneo es indudable, hasta sorprendente dado que muchos de sus partidarios reconocen que la variedad de sabores disponibles está lejos de ser la ideal.

Para muchos, el principal atractivo de las monodosis es la comodidad. El elogio de estos equipos suele completarse con adjetivos como “rápido” y “eficiente”.

¿Esto qué significa? Saltarse prácticamente todos los pasos que dan lugar a un deleite oscuro de alta calidad, desde el molido de los granos frescos hasta la necesaria limpieza de las cafeteras pensando la próxima cita con una taza humeante.

¿Comodidad? Pereza, dicen algunos apasionados de la bebida favorita del mundo. Como siempre, la mejor forma de salir de dudas es la experiencia personal.

What's Your Reaction?

like
1
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0