Cinco métodos para preparar café

Los métodos para extraer la bebida favorita del mundo son, esencialmente, cinco. Comparten principios (introducción del agua o temperatura idónea de la preparación) y guardan importantes diferencias, en temas como el filtrado. Hablamos de los métodos del café turco, percolación, café concentrado, prensa francesa y por goteo. Unos son populares en Europa, otros en América y cada uno entraña factores a considerar para obtener tazas humeantes (o café helado) de alta calidad.

Cinco métodos para preparar café

La versatilidad del café es demasiada, pero su universo de preparaciones nace, básicamente, de cinco métodos esenciales.

Cada uno de ellos posee su propia manera de efectuar el matrimonio de los granos con el agua y su versión particular de la temperatura idónea para la elaboración o bien acerca de la forma de separar el licor extraído de los posos del café.

CAFÉ TURCO

También conocido como café griego, es preparado en pequeños recipientes puestos directamente sobre la llama.

Agua y “kahve” (tal es el nombre tradicional del deleite oscuro) finamente molido permanecen bajo el influjo del fuego hasta alcanzar el punto de ebullición.

A menudo, el azúcar es involucrada desde este paso.

En algunas tradiciones, alcanzado el punto vaporizador el contenedor es retirado de la flama y se vierte un poco de infusión en las tazas. Enseguida, el café vuelve al calor para un segundo hervor, al final del cual se sirve el líquido para completar las dosis de los consumidores. Esto asegura una distribución uniforme de los granos.

Algunas regiones acostumbran añadir especias al kahve; un invitado frecuented de estas citas condimentadas responde al nombre de cardamomo.

Como el método turco no emplea filtro para separar molido y licor, un bebible espeso y fangoso queda a disposición del paladar.

El barro cafetero se va al fondo de las tazas de mita que suelen emplearse para degustar el deleite oscuro.

En muchos países, hay quienes ofrecen leer el futuro de una persona en esos posos que quedan a la vista una vez que se agota el líquido.

CAFÉ CONCENTRADO

Método muy popular en América Latina.

De hecho, el arrastre que ha adquirido en varias partes del mundo es tal que ya empieza a sumar infinidad de adeptos en Estados Unidos.

Elaborar concentrados exige que considerables cantidades de semillas cafeteras entren en contacto con pequeñas cantidades de agua.

Así se obtienen infusiones fuertes que sirven como base.

Para preparar una taza de café mediante este método se mezcla una porción del concentrado con agua caliente para obtener una taza humeante, o bien, con líquido frío, incluso sólido, para obtener café helado.

Si el destino de la robusta sustancia es diluirse en hielo o algo parecido, hay que dejar reposar al concentrado al menos un día entero.

Suele dar lugar a bebibles suaves, de cuerpo ligero, cortos de aroma, con notas mínimas de acidez y sabor apagado.

PERCOLACIÓN

Se trata de un método muy práctico y poco recomendable, tanto que hay quienes lo equiparan con insultar a los granos de café.

Podría definirse como la infusión exagerada de los posos del café.

A través de ellos pasan, primer, agua a punto de ebullición y, luego, licor cafetero hirviendo.

Si preparar deleite oscuro con agua caliente ya es bastante malo (se trata, como mínimo, de la tercera cita del calor con los granos), hervir el licor resultante equivale a obtener un bebible que si bien, todavía guarda la finura de su nombre, sabe amargo y alquitranado.

El hecho de que la percolación produce tazas de café poco suculentas está más que comprobado.

No obstante, mucha gente sigue obtando por ella, especialmente cuando se pretende servir una gran cantidad de tazas en corto tiempo.

Para quienes prefiere este método aplica aquella frase de “lo que te haga feliz”.

GOTEO AUTOMÁTICO

La forma más popular de preparar café entre la población estadounidense.

Consiste en verter agua caliente sobre los posos depositados en un filtro y dejar que la infusión salga por la parte inferior del colador.

El goteo automático posee todo lo necesario para producir una excelente taza de café siempre y cuando se utilicen los instrumentos adecuados.

Un detalle importante de las máquinas que manejan este sistema es que no preparan el deleite oscuro a la temperatura idónea.

Bunn es una de las pocas empresas que calibran sus máquinas para que emitan la cantidad de calor precisa.

Si alguien posee un buen equipo, el siguiente obstáculo a sortear es el filtro.

Los de papel consiguen precipitar en la taza un café de buen sabor. Sin embargo, impiden que lleguen al recipiente muchos aceites y compuestos orgánicos presentes en las semillas cafeteras.

En esta categoría, un filtro de oro, reutilizable y duradero, es la opción perfecta para colar el deleite oscuro.

El áureo accesorio no deposita en el café ningún sabor que no sea el del los granos y no atrapa tantos elementos esenciales de las mezclas como sus colegas de papel.

PRENSA FRANCESA

Café en olla a a presión.

Este método ofrece a la persona mayor control sobre las variables involucradas en la elaboración de la bebida favorita del mundo.

Por tanto, es más laborioso que, por ejemplo, el goteo automático.

El molido grueso se coloca en una jarra de cristal y se vierte agua caliente sobre él.

Terminada la infusión, ponemos la tapa y presionamos la mezcla con un émbolo, placa de malla metálica que empuja los posos hacia el fondo.

El licor de café se mantiene en la parte superior del contenedor, listo para ser precipitado en una taza.

Los filtros de malla permiten que aceites y partículas finas presentes en la masa cafetera lleguen a destino sin problemas.

Al emplear un molido más grueso, la prensa francesa exige un tiempo de infusión más largo. La regla general dicta cuatro minutos.

El contacto directo de los posos con el agua, y la posibilidad de moverlos con el émbolo, permite una extracción más completa y uniforme.

Una dosis extraída de granos frescos pasados por la prensa francesa tendrá un cuerpo destacado y un magnífico sabor.

Si el consumidor encuentra algún sedimento en el fondo de la taza esto se debe a que el molido grueso nunca queda exento de acarrear partículas finísimas.

What's Your Reaction?

like
1
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0