Claves de una cafetería exitosa: la comodidad

Debemos pensar muy bien en el tipo de mobiliario a introducir en el local. No basta con reunir muebles que nos llenen el ojo gracias a su diseño y su precio, si bien el presupuesto disponible tiene la última palabra. Lo ideal es reunir los cuatro tipos de muebles aquí descritos en la proporción adecuada, es decir, aquella que garantice la rentabilidad. No debe olvidarse que mucha gente llega a una cafetería por el grano y se queda ahí por la comodidad.

Claves de una cafetería exitosa: la comodidad

La piedra angular de una cafetería exitosa es el grano de café.

Cuando la semilla cafetera reúne las características idóneas, espressos, capuchinos, americanos y demás bebibles sencillamente seductores, enganchan a los clientes de manera que vuelven al establecimiento una y otra vez.

En segundo lugar vienen varias cuestiones vitales para la recta marcha de la nave: la administración, las instalaciones, los equipos, el personal y un largo etcétera.

En estas líneas nos ocuparemos de la comodidad.

Debemos pensar muy bien en el tipo de mobiliario a introducir en el local.

No basta con reunir muebles que nos llenen el ojo gracias a su diseño y su precio, el objetivo es dar forma a un sitio que sea cómodo, que invite a todo aquel que entra a permanecer ahí.

Una silla tan firme como confortable combinada con una mesa cuyas dimensiones sean las adecuadas para albergar un ordenador portátil, por ejemplo, permite al consumidor trasladar, así sea por un rato, la oficina al lugar donde combina su labor diaria con una deliciosa taza humeante.

Como dar salida a la carga laboral abre el apetito, no es inusual que la mesa deba tener superficie suficiente para la computadora, la taza de café y algunos platos con bocadillos.

Un sofá invita a sentarse en pareja o en grupo.

Tener un área confortable donde intercambiar mimos con una persona especial hace del establecimiento cafetero el refugio ideal de quienes andan de novios.

También funciona para hacer del local un sitio de reunión donde charlar con amigos.

Que los camaradas estén cómodamente sentados en un sofá y en un par de sillones hará que se olviden de otras cosas y se limiten a disfrutar y consumir.

Para esos días en que la frecuencia de consumidores es elevada, quizá convenga tener dispuesta una barra con algunos bancos donde los clientes que van solos y no encuentran silla o sillón desocupados se sienten a disfrutar de su deleite oscuro.

Esta barra también puede servir como exhibidor de lecturas (periódicos o revistas, por ejemplo).

De ese modo, clientes que piden café para llevar tendrán en qué entretenerse u ocuparse en lo que su café es preparado.

Desde luego, el presupuesto disponible tiene la última palabra.

Sillones y sofás son mucho más caros que las sillas regulares de restaurantes.

Las sillas, por su parte, suelen ser más caras que los bancos.

A la hora de sopesar la decisión debe tenerse en cuenta que el sitio en que habrán de sentarse y pasar un tiempo los consumidores incide directamente en su experiencia de consumo.

Una silla incómoda hará que la estancia sea más corta y afeará en algún grado el sabor que brinda la mezcla de la casa.

Los sillones también tienen su lado malo, no por nada son considerados como los reyes de la siesta.

Quienes los ocupen no se dormirán gracias a la dosis de cafeína, pero es bastante probable que se dediquen a agotar su bebida mediante sorbos minúsculos con el fin de alargar lo más posible su placentera estancia en el establecimiento.

Como el punto de estas líneas es hacer la mejor recomendación posible, aquí va:

Lo ideal es reunir los cuatro tipos de muebles aquí descritos (sillas, sillones, sofás y bancos) en la proporción adecuada, es decir, aquella que garantice la rentabilidad.

Esto se traduce como una amplia mayoría de sillas, unos cuantos sillones y bancos y un par de sofás.

Lograr un balance que se ajuste a las dimensiones del negocio es todo un reto ya que debe mantenerse libre suficiente espacio para circular por todo el local.

El esfuerzo de armonizar asientos, mesas y rutas vale la pena. Se traduce como maximizar las opciones de aumentar los ingresos.

No debe olvidarse que mucha gente entra a una cafetería por el grano y permanece dentro por la comodidad.

Foto de Mateus Campos Felipe en Unsplash

What's Your Reaction?

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0