Cold Brew: café frío de origen

El Cold Brew agrega otra opción al panorama bajo cero que pueden disfrutar los amantes del deleite oscuro. En el Cold Brew los granos del cafeto no entran en contacto con agua caliente en ningún momento. El granulado debe permanecer en aguas frescas al menos 12 horas. Su sabor varía dependiendo de la cantidad de hielo que se agregue y del tiempo que se demore su consumo. También se puede modificar su sabor agregando leche o más agua.

Cold Brew: café frío de origen

Las trinidades funcionan, salvo cuando se trata de una cita. Ahí sí que tres ya es multitud.

En el caso de las bebidas con base cafetera, el Cold Brew ha roto, para bien, el duopolio del café con hielo y el café frappeado, lo que agrega otra opción al panorama bajo cero que pueden disfrutar los amantes del deleite oscuro.

A diferencia de sus gélidos parientes, en el Cold Brew los granos del cafeto no entran en contacto con agua caliente en ningún momento, es decir, no se elabora una taza humeante que luego es puesta a enfriar.

En su preparación se emplea líquido a temperatura ambiente. Una vez listo el extracto, se sirve y se agrega hielo, agua helada o leche fría.

Eso sí, la concepción del Cold Brew toma mucho tiempo. ¿A qué se debe esto? Veamos.

Para obtener un espresso hay que bañar el molido de café en agua caliente a presión durante menos de medio minuto.

Con el Cold Brew el secreto está en el remojo.

El granulado debe permanecer en aguas frescas al menos 12 horas. Hay quienes prefieren dejarlo ahí un día entero. El proceso es lento, pero el sabor que se consigue vale la espera.

Eso sí, mientras muchos devotos de las tazas humeantes celebran que da lugar a un café ligero, con cuerpo, matices y sabor intenso, hay quienes consideran que el resultado no compite con la infusión obtenida a través del método calórico.

A favor de esta bebida fría se esgrime que conserva nutrientes que suelen perderse a causa del baño abrasador.

Sin embargo, en él también hay pérdida.

Es mucho menos ácido que el café logrado a partir de métodos tradicionales porque el frío no extrae de las bayas tantos aceites como el líquido a altas temperaturas y porque algunos elementos se quedan fuera de la taza durante el proceso de filtrado.

Entre las ventajas, una notable es que, debido al tiempo de remojo, la carga de cafeína es mayor. Al alcaloide le viene bien la extracción dilatada.

Hay quienes aseguran que no conlleva pérdida de aromas y sabores; también hay quienes lo critican porque no se extraen cualidades que la energía cálida realza, lo que deriva en falta de complejidad y de matices.

El Cold Brew se prepara a partir de un molido grueso. Como el contacto entre el granulado y el líquido es de largo aliento hay que asegurarse de emplear agua de calidad.

Una cafetera de émbolo sirve a la perfección al propósito de obtener un Cold Brew seductor.

La proporción ideal manda utilizar unas tres cucharadas de café por cada 250 mililitros de agua. Una alternativa digna de explorar consiste en experimentar con las cantidades de grano molido y de líquido utilizados en su elaboración.

Si aún no lo conoces, te conviene probar el Cold Brew que preparan en tu cafetería favorita para hacerte una buena idea del resultado. Esa bebida te aportará ideas para cuando decidas prepararlo en casa.

El sabor del Cold Brew varía dependiendo de la cantidad de hielo que agregues y el tiempo que demores en consumirlo. También puedes modificar su sabor agregando leche o más agua.

Punto a favor de él es su durabilidad. Una vez remojado y filtrado, el café frío de origen dura semanas en la nevera sin perder sus cualidades.

EL Cold Brew lleva varios años ganando popularidad y sumando adeptos que lo prefieren sin importar la época del año.

Si el calor desalienta tu vocación cafetera, si a instancias del termómetro poner a hervir agua para preparar café no parece la mejor idea, recurre a algún elemento de la trinidad del café helado.

El Cold Brew es una excelente forma de variar la dosis cafetera habitual.

En Java Times Caffé, más que una cafetería, afinamos una fórmula que emplea infusión en frío de largo aliento: 24 horas.

Además, en nuestro local puedes personalizar tu experiencia con este trago frío ya sea agregando hielo o leche fría.

Seguro te cautivará el modo en que su sabor y las notas cafeteras surgen con armonía en tu paladar.

La fómula de JTC parte de una combinación idónea: una mezcla de la casa de alta calidad y baristas experimentados.

En Java Times Caffé, el Cold Brew es otra expresión sumamente agradable del vino de los granos.

What's Your Reaction?

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0