¿Cómo triunfar con una cafetería?

Cuando se inicia un negocio lo normal es ser invadido por dudas, inquietudes y preguntas que atormentan al entendimiento y a las que uno da la mejor respuesta posible. Un buen producto y un buen local no bastan para garantizar la recta marcha de la empresa. Para que un proyecto empresarial prospere, ayuda memorizar claves que han convertido a muchos negocios en sinónimos de éxito.

¿Cómo triunfar con una cafetería?

Recuerdo que cuando decidí abrir mi cafetería, sentí una mezcla de motivación y ansiedad, mucho entusiasmo y algo de miedo.

Ya han pasado años desde aquello. Sin embargo, aquellas emociones siguen muy presentes en mi cotidianidad porque en ese tiempo, muchos amigos, conocidos, jóvenes empleados, me han pedido (aún lo hacen) consejo sobre el mejor modo de echar a andar una empresa (no sólo del giro de las tazas humeantes).

En varios casos, reconozco en sus miradas dudas, inquietudes y preguntas que en su momento atormentaron a mi entendimiento y a las que dí la mejor respuesta posible.

A toro pasado es fácil decir que, si pudiera volver al punto de partida, afrontaría las cosas de otra manera.

Hace gran diferencia saber que la distancia entre tener éxito y no obtener los resultados deseados se mide por detalles.

Cuando se empieza es fácil pasar por alto o simplemente no reparar en aspectos de la operación diaria que luego se revelan como muy importantes.

Debo reconocer que las cosas no empezaron a marchar como la seda hasta que aprendí a llevar una disciplina muy particular.

Con ese fin memoricé algunas claves que todos los días repasaba a manera de mantras con el fin de convertir a mi negocio en un referente del mercado de cafeterías.

1) Disfruta tu negocio.

Digo, el café realmente me gusta y da la casualidad de que una cafetería es una excelente opción para ganar dinero.

Sin embargo, un buen producto y un buen local no bastan para garantizar la recta marcha de la empresa.

Disfrutar del negocio es hallar una sensación de bienestar en cada aspecto relacionado con su funcionamiento: equipos, mobiliario, la orquesta diaria (el personal), los uniformes, la decoración, los inventarios, el aseo, la convivencia, la clientela, y un largo etcétera.

Debo reconocer que de la mano de mi establecimiento me he vuelto un bebedor de café social.

Yo influyo en mi empresa tanto como mi empresa influye en mí y, en conjunto, nuestro entusiasmo es contagioso.

Los clientes que me conocen y mi personal saben que hay mucho más que la intención de ganar dinero en mis esfuerzos por crear un excelente ambiente para consumir y trabajar.

  1. Siente pasión por lo que haces

Hacer algo sin pasión es imperdonable. Si el café no te llama con algo más que la adicción a la cafeína, es bastante probable que no sea la solución empresarial que estás buscando.

El apasionado del café no se conforma con ofrecer cualquier producto. Busca con esmero y encuentra la mejor mezcla de la casa a ofrecer, lleva a cabo un proceso de mejora continua buscando las fórmulas de preparación perfectas, se esmera en que el personal reciba la capacitación adecuada y en que los clientes reciban la atención que merecen.

La pasión por el negocio del café tiene en ti los mismos efectos que una dosis de magnífico deleite oscuro.

  1. Trabajo y más trabajo.

El éxito reclama trabajo duro. Abrir un establecimiento, sentarse a administrarlo, pagar las facturas respectivas (servicios, renta, nómina) y vender con cierto beneficios acaso será suficiente para obtener algún margen de ganancia.

La mayor parte de las veces eso no consigue sino mantener a flote una nave que, por muy sólido que sea su aspecto, zozobrará ante la primera ola de adversidad que se presente.

Trabajar con fuerza requiere innovar, reinvertir, expander, hacer de tu marca un proyecto con una visión dirigida a establecer una prosperidad tan duradera como infatigable.

  1. No olvides la diversión.

Crear una atmósfera en la que te sientas en el mejor sitio posible facilita enormemente afianzar un negocio.

Una cafetería puede beneficiarse mucho de que tomes decisiones acertadas en materia de mobiliario, colores, decoración, música.

En este rubro debo mencionar que mantener al personal motivado hace gran diferencia.

Las cafeterías no suelen manejar salarios elevados y, por lo general, los empleados suelen ver a estos establecimientos como una opción laboral temporal, lo que genera una rotación frecuente, con lo que eso implica en términos de capacitación y errores de principiante.

Establecer un programa de logros ayuda a afianzar la confianza de los empleados en un proyecto y no constituye una merma significativa si se le compara con la pérdida que genera no tener una plantilla comprometida con su función.

Los logros no sólo representan indicadores de que el cliente está recibiendo el producto y el trato que tanto disfruta, también significan, para los trabajadores, recompensas monetarias y, para tu marca, mejores ingresos provenientes de una clientela sumamente satisfecha.

  1. Al ojo del amo.

Desentenderse del negocio es la vía rápida hacia el fracaso, claro, a menos que tengamos a una persona de confianza haciéndose cargo de la operación diaria.

Sin embargo, involucrarte en el funcionamiento cotidiano de la empresa no hace ningún mal, en especial si lo hacemos como una forma de anticiparnos a posibles contingencias (ausencias por enfermedad o renuncias en la columna vertebral de nuestro organigrama).

Conocer al dedillo la forma en que funciona el mecanismo de nuestro local te permite notar directamente, sin necesidad de terceros, si algo empieza a andar mal o si hay que modificar alguna parte del accionar con miras a eliminar detalles que restan lustre a la marca o bien prevenir males de consideración que afecten los ingresos.

  1. Sé proactivo

Resulta esencial adoptar una actitud proactiva. Eso ayuda no sólo a dirigir el negocio sino a adelantarse a la competencia.

Es mucho mejor ir a la vanguardia del giro que a la zaga. Una forma de hacerlo es, por ejemplo, echando un ojo a las tecnologías que ayudan a elevar la eficiencia de tu empresa y la calidad de los servicios que proporcionas.

Con esas claves en mente, el éxito de la empresa se deja en manos de la causalidad.

What's Your Reaction?

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0