¿Cómo vendo mi café a los mileniales?

La versatilidad gusta a los mileniales. Aprovechar esa debilidad en su coraza puede aportar mejores ingresos a nuestro local. Muchos son devotos de las cafeterías de especialidad. Cuando “van por un café”, no es raro que les atraigan bebidas complejas, innovadoras, aunque tengan que pagar más por ellas. Son partidarios de opciones de negocio sostenibles, responsables desde los puntos de vista ecológico y social. Los hábitos, y las manías, de los millenials, exigen dedicar tiempo al desarrollo de productos cafeteros novedosos que cautiven al paladar.

¿Cómo vendo mi café a los mileniales?

Que los mileniales (personas nacidas en las últimas dos décadas del siglo XX) muestren con desparpajo su gusto por el café no debería sorprender a quienes tenemos más tiempo habitando la Tierra.

A lo largo de varios siglos, la bebida oscura como la noche, caliente como el infierno y dulce como el amor ha demostrado su capacidad para ganar adeptos no sólo en los diversos rangos de edad, también en culturas de lo más dispares.

Una de las principales virturdes del deleite oscuro es que evoluciona con facilidad.

¿Qué ha pasado, por ejemplo, con sus templos sagrados: las cafeterías?.

Cercano en el tiempo, aunque lejano en la cotidianidad, está el recuerdo de los establecimientos que sólo ofrecían bebida regular o descafeinada.

Hoy día, la expresión “ir por un café” nos invita a explorar una amplia gama de preparaciones, a cual más deliciosa.

Como mínimo podemos disfrutar un espresso, un americano o un capuchino.

En el extremo opuesto hay, sin exagerar, millones de posibles variaciones de este deleite.

La versatilidad gusta a los mileniales.

Aprovechar esa debilidad en su coraza puede aportar mejores ingresos a nuestro local.

Sin embargo, antes de lanzarse a conquistar sus bolsillos, hay que conocerlos mejor.

Los mileniales se preocupan mucho, más que sus antecesores, por su bienestar personal.

Utilizan con frecuencia sus dispositivos de comunicación para procurarse información sobre temas de salud.

En materia de café, por ejemplo, consumen productos con descafeinado y gustan de complementos como la leche orgánica.

Encaran la relación volumen-precio con la idea clara de que calidad es más importante que cantidad. No obstante, les gusta estar enterados de las promociones que les dan la oportunidad de ahorrar algún dinero.

Muchos mileniales son devotos de las cafeterías de especialidad. Cuando “van por un café”, no es raro que les atraigan bebidas complejas, innovadoras, aunque tengan que pagar más por ellas.

Son partidarios de opciones de negocio sostenibles, responsables desde los puntos de vista ecológico y social.

No se conforman con conocer la marca de la bebida oscura que van a tomar, quieren saber detalles como dónde se originó el grano, si fue cultivado a la sombra, cómo fue tostado, cuál es la condición de los cafeticultores que lo cosecharon.

Por el continuo flujo de información que reciben, suelen mostrar menos fidelidad a las marcas. Se van cuando otro negocio brinda productos con mayor calidad, o mejor precio, o condiciones más justas para el cafeticultor, o prácticas más amables con el ambiente.

Eso sí, como los clientes de todas las generaciones, quieren que sus pedidos se materialicen con celeridad y eficiencia.

Cuando detectan una forma de obtener una bebida de buen sabor con rapidez, se casan con ella. De ahí que los sistemas de monodosis gocen de gran popularidad en nuestros días.

Les gustan las bebidas frías con base cafetera y no desdeñan el café instantáneo de especialidad.

Este grupo poblacional pues, representa un magnífico reto para los empresarios del deleite oscuro.

Los hábitos, y las manías, de los millenials, exigen dedicar tiempo al desarrollo de productos cafeteros tan novedosos como suculentos, formas nuevas formas de disfrutar del aroma, el tueste y el sabor del café.

La recompensa lo vale. Después de todo, en las cafeterías de todas partes del planeta nos las veremos con los mileniales por muchos, muchos años.

Foto de Pablo Merchán Montes en Unsplash

What's Your Reaction?

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0