Consejos rápidos para preparar un espresso

Tener una máquina de espresso es una necesidad para todo amante del deleite oscuro. Una vez que se consigue, queda por ver si somos capaces de extraer de ella el mejor café posible. Factores de la preparación como la temperatura del equipo, el molido del grano, la calidad del agua empleada, y un largo etcétera pueden o malograr la mezcla o dar lugar a una dosis cafetera de excelencia.

Consejos rápidos para preparar un espresso

Para todo amante del deleite oscuro ser dueño de una máquina de café espresso representa una gran felicidad.

Sin embargo, cabe preguntarse si uno realmente sabe cómo sacarle el máximo provecho a tan espléndido equipo 

A continuación, presentamos consejos tan prácticos como valiosos que ayudan a servir en cada taza preparada un espresso perfecto.

Consejo 1. Antes de preparar la bebida permita que la cafetera se caliente

Para ello, encienda su máquina y espere al menos diez minutos antes de proceder con el primer café; de ese modo el funcionamiento interno del artefacto será el idóneo.

También ayudará a que el calor sea más constante en cada una de sus preparaciones, toda vez que la caldera de estas cafeteras suele ser de metal.

Aproveche ese lapso de gracia para calentar las tazas en las que depositará el deleite oscuro. Con ese fin puede utilizar la boquilla de vapor en modo de agua caliente.

Hay máquinas que tienen calentadores de recipientes incorporados. Tardan unos minutos en cumplir con su función.

Consejo 2. Use agua fresca

Cuando se trata de beber el mejor café todo tiene que ser fresco.

Vacíe el contenedor de agua de la cafetera todos los días. Rellene siempre que vayas a manejar el equipo. No deje que un líquido ya deteriorado malogre la mezcla.

Es preferible preparar la taza humeante con agua filtrada, en definitiva, notará la diferencia.

Además, usar líquido filtrado alargará la vida de la máquina, la calcificación y la acumulación de cal serán menores que al emplear agua de la red de suministro.

Consejo 3. Que los granos de café estén frescos

Si su cafetera no trae incorporado un molinillo, obtener el mejor espresso será muy difícil, por no decir imposible.

Contar con ese fragmentador de las semillas es indispensable.

Extraer el mayor deleite posible de los frijoles tostados demanda moler sólo los granos suficientes para preparar las dosis que se van a necesitar en un momento dado.

Proceder de esta manera, facilita que una crema brillante corone el espresso.

La conservación de los granos es otro tema importante.

Métalos en el congelador para mantenerlos en buena condición y sólo extraiga los necesarios para cada cita con la taza.

Eso ayudará a preservar el sabor que tanto disfruta.

Consejo 4. Cuide que la molienda y el apisonado sean los correctos

El molido del grano es un aspecto determinante de la preparación del espresso.

Si adquiere su mezcla ya fragmentada, hable con el proveedor sobre su cafetera y asegúrese de que le proporciona el granulado adecuado para su modelo.

Si utiliza su propio molinillo procure obtener un polvillo fino.

Coloque suavemente el café molturado en la canasta del filtro. Si echa demasiado o lo compacta demasiado fuerte, el agua no alcanzará una velocidad de flujo decente.

Una excelente regla, fruto de empírica experiencia, dicta que en unos 25 segundos deben verterse 30 mililitros de espresso.

Consejo 5 – Experimente

Hay tantas variables a considerar cuando se manejan estas máquinas que no hay como preparar un montón de dosis para conocer a cabalidad cuántos tipos de café se pueden hacer con una sola de ellas.

Diferencias, así sea mínimas, en la temperatura, los granos, el molido y el caudal darán lugar a bebibles con sabores a veces muy cercanos, a veces muy distintos.

En materia de espressos, un indicador de que se va por buen camino es ver dentro de la taza el brillo de  una crema dorada y espesa.

What's Your Reaction?

like
1
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0