Cual café es el que me gusta

Preguntarnos ¿qué café debo tomar? parece una pregunta ingenua, pero no lo es. Para reparar en la complejidad que entraña un aspecto básico es darse una idea de las diversas cunas de la bebida favorita del mundo. ¿Qué combina mejor con mi paladar? ¿Un producto sudamericano de alta montaña o un grano mexicano de probada eficacia? ¿ Qué tan conveniente es comprar una mezcla de la cuna original del café, en territorio africano? El suelo que le da origen influye de forma decisiva en el sabor que proporciona el deleite oscuro.

Cual café es el que me gusta

La pregunta de ¿qué café debo tomar? parece ingenua, pero no lo es una vez que se adquiere conciencia de la infinita variedad de mezclas disponibles y sus características, tanto evidentes como sutiles.

¿De dónde provienen tantos granos que ofrecen al paladar experiencias tan diversas como exóticas?

Hagamos un recorrido rápido por insignes destinos del mapa cafetero.

El cultivo de café se originó en África. Muchos historiadores del asunto coinciden en que Etiopía es su lugar de nacimiento.

Las principales plantaciones en territorio etiope conservan la forma de bosques de cafetos silvestres, es decir, las semillas de la bebida favorita del mundo se siguen produciendo en las mismas condiciones en que se efectuó su descubrimiento hace ya varios siglos.

¿Quién iba a imaginar que esas judías se extenderían como un fuego salvaje por todo el mundo?

El café está tan ligado a la historia, y al sentido del gusto, de muchos pueblos, que un proverbio turco lo describe como una bebida "negra como el infierno, fuerte como la muerte, dulce como el amor".

Hoy día, hay más de 70 países productores que a últimas fechas han producido alrededor de 9.2 millones de toneladas de café cada año.

Es el segundo mercado internacional más importante del mundo, sólo superado por el petróleo.

Los suelos donde crece están situados en regiones agrícolas tropicales y subtropicales.

¿Qué factor decide si un sitio es apto para cultivar los frijoles de la infusión? El clima.

Los cafetos de Arábica y Robusta, las dos variedades que dan lugar las tazas humeantes, demandan mucho sol y lluvia.

Una estrecha franja que tiene al ecuador por eje concentra la producción mundial de judías.

Brasil es, con diferencia, el referente de la industria cafetera. Cada año, del suelo del país sudamericano sale el 30 por ciento (y a veces más) del grano puesto a disposición del consumidor.

En el segundo puesto (no alcanza ni la mitad de los sacos cafeteros brasileños) se ubica Vietnam.

Otra soberanía de Sudamérica completa el podio: Colombia.

Más grandes productores son Indonesia, Etiopía, Honduras, India, Uganda y Perú.

México y Guatemala completan los primeros diez puestos de la lista.

Los cafetos se cultivan a gran altura porque las superficies elevadas favorecen la obtención de semillas de calidad superlativa.

No obstante, el arbusto, especialmente el Robusta, se ha adaptado bien a una gran variedad de zonas y tipos de suelo.

En Brasil, por ejemplo, las plantaciones abarcan enormes extensiones de terreno agrícola y emplean a cientos de trabajadores.

En Colombia hay cultivos situados en terrenos de montaña de difícil acceso, tanto que a falta de caminos para introducir vehículos automotores, la cosecha es sacada de ahí en mulas de carga.

En Hawai, las principales granjas cafeteras se hallan en las laderas del volcán Mauna Loa, ubicado unos 20 grados al norte del ecuador.

La ceniza volcánica, de color negro, es extremadamente fértil, tanto que da lugar a la suculenta mezcla de café de Kona.

Además, en estas tierras confluyen un fuerte sol, nubes tropicales y frecuentes chubascos.

Desde que los colonos holandeses introdujeron el café en Indonesia en el siglo XVII, el país insular fue aumentando su producción y sus exportaciones poco a poco.

El paso, tan lento como seguro, hoy los sitúa entre los referentes del mercado.

Operaciones de una o dos hectáreas de extensión dan un sabor comunitario al grueso de la producción de este punto del mapa.

Aquí, la cafeticultura encontró las bondades de microclimas cálidos y tropicales, ideales para extraer mezclas de probada eficacia.

México también realiza un significativo aporte al mercado mundial de los granos de café gracias a pequeños  productores.

La mayoría de las plantaciones se localizan al sur del territorio, en los estados de Veracruz, Oaxaca y Chiapas.

A mediados del siglo XIX, misioneros franceses establecieron granjas de cafetos, de la variedad Robusta, en Vietnam.

El aporte de las semillas con cafeína a la economía de ese destino no fue significativa sino hasta las últimas décadas del siglo pasado.

En esa nación apostaron por ellas y su industria ha crecido hasta ubicarlos como el segundo productor mundial.

Estas breves líneas sirven para darse una idea de los muchos sitios de los que surge la bebida favorita del mundo, con perdón de los refrescos y los bebibles con alcohol.

Una vez que se prueban las mezclas de varias cunas del café, la pregunta de ¿qué café debo tomar? ya no se antoja tan sencilla.

Por fortuna, dar con una respuesta, a un tiempo personal y satisfactoria, depara muchas emociones tan negras como el infierno, tan fuertes como la muerte, tan dulces como el amor.

What's Your Reaction?

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0