Cuánta cafeína hay en su taza de café?

El café, cuya preparación casera resulta muy sencilla hoy día, es el refinado producto de una serie de reacciones químicas. De camino hacia convertirse en un bebible, los granos del cafeto pierden muchos componentes. Sin embargo, hay uno que se conserva hasta el final, de lejos el más famoso de sus elementos: la cafeína. Los beneficios de ese alcaloide están más que demostrados. Algunas situaciones indeseables asociadas con su consumo no han sido plenamente demostradas. ¿Qué cantidad de esa sustancia estimulante llega hasta su organismo a través de las tazas humeantes?

Cuánta cafeína hay en su taza de café?

El café, tan sencillo de preparar en sus mezclas solubles y un tanto más difícil de elaborar cuando se elige moler los granos tostados e inmediatamente después preparar la bebida, es, en realidad, el refinado producto de una compleja serie de reacciones químicas.

Muchos componentes de las semillas cafeteras son parcialmente destruidos durante el proceso de tostado, otros, en cambio, son exhaltados.

Emplear agua caliente y agregar algún  complemento (azúcar o crema, por ejemplo) a la bebida favorita del mundo (con perdón de las bebidas azucaradas y etílicas) no hace sino aumentar el cúmulo de transformaciones reunido en una taza.

El elemento más famoso del deleite oscuro, de lejos, es la cafeína. Esto ocurre, en gran medida, porque el proceso de tostado no afecta a dicha sustancia.

La adición de líquido puesto a una temperatura elevada extrae del grano el contenido cafeínico.

Fue en 1820 que se descubrió la presencia de este estimulante natural en las tazas humeantes.

En el catálogo científico se le define como un alcaloide.

Sus efectos incluyen aumentar la presión sanguínea y excitar tanto el sistema nervioso central como el accionar del corazón y los pulmones, lo que le ha valido la fama de despertador o aliado contra el cansancio.

También es un diurético suave, es decir, lo lleva al sanitario con facilidad para descargar la vejiga.

Su versatilidad está fuera de dudas.

Se ha comprobado que al estrechar vasos sanguíneos dilatados, reduce el dolor causado por la migraña.

Otro efecto documentado es el de proporcionar un ligero alivio que ayuda a las personas a reponerse de ataques de asma.

Siguiendo por esa vía analgésica, se ha demostrado que incrementa la potencia de una aspirina.

Del otro lado del espectro, la cafeína ha sido vinculada a situaciones indeseables como defectos de nacimiento o la aparición de algunos cánceres.

Sin embargo, estas facetas negativas no han sido confirmadas de forma definitiva.

En Estados Unidos, por ejemplo, no hay ni prohibiciones ni advertencias emitidas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) contra el deleite oscuro por causa del contenido cafeínico.

La cantidad de alcaloide presente en las tazas humeantes varía dependiendo del grano y del método de preparación.

En promedio, una taza de café regular lleva consigo entre 90 y 150 miligramos de cafeína.

Cuando la bebida oscura sale de una cafetera de goteo conserva de 115 a 175 mg.

Otras máquinas dan salida a dosis que se ubican en el rango de los 80 a los 135 mg.

El espresso, aunque es una porción pequeña de deleite oscuro, contiene una carga del estimulante similar a la de una taza normal. Traslada al consumidor unos 100 mg. de cafeína.

El contenido de cafeína por mililitro en un espresso estándar es mucho mayor que el de una taza humeante de tamaño regular.

Cabe mencionar que el organismo humano asimila el estimulante más rápido cuando se ingiere en una dosis concentrada.

En cuanto a la presencia de la excitante sustancia en las mezclas de granos, he aquí una tabla muy informativa:

-Borbones brasileños: 1.2 % de cafeína (pesado en seco).

-Columbia Excelso: 1.34 %

-Columbia Supremo: 1.34 %

-Tostado francés: 1.22 %

-Tarrazú costarricense: 1.35 %

-Tostado de Viena: 1.27 %

-Descafeinado: 0.1 %

Para quienes poseen hipersensibilidad a este sustancia, los cafés descafeinados son una gran opción.

¿Cómo se obtienen esas mezclas donde el estimulante natural es extraído casi por completo? Mediante la descafeinización de los granos verdes del cafeto.

Para ello se emplean hidrocarburos clorados que funcionan como solventes.

Una vez que se eliminan de la ecuación los rebajadores del alcaloide las semillas son tostadas con procedimientos ordinarios.

Para los amantes del deleite oscuro, la transición hacia el café descafeinado resulta bastante sencilla.

Disfrutan de la bebida favorita del planeta sin sufrir los efectos de la cafeína en sus organismos.

What's Your Reaction?

like
1
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0