El ABC de una franquicia de café

Administrar un negocio es un camino tan fácil o tan complicado como adquirir sabiduría para hacer las cosas del mejor modo. Cuando tenemos el espíritu emprendedor y el capital mas no estamos seguros de nuestras habilidades administrativas y gerenciales, conviene explorar la opción de las franquicias. Una franquicia de cafetería, por ejemplo, nos permite aprender a través de procesos estandarizados de probada eficacia. No obstante, conviene tener claros varios conceptos que marcan la diferencia a la hora de poner en marcha un proyecto empresarial de excelencia.

El ABC de una franquicia de café

Administrar un negocio entraña una dificultad que, al menor descuido, nos pone contra las cuerdas.

Mantener la guardia alzada es una magnífica postura, especialmente cuando se trata de una empresa propia que hemos armado con el fin de conseguir prosperidad y autonomía financiera.

Si dirigir un establecimiento exitoso fuera fácil, habría mucha gente con la medalla empresarial en la solapa.

Hay quienes desean iniciar la aventura de emprender y cuentan con capital para ello, pero se detienen porque abrigan dudas acerca de sus habilidades gerenciales.

En casos así, conviene interesarse por modelos de negocios que si bien no podemos denominar sencillos, representan un riesgo tan moderado como asequible, con una curva de aprendizaje corta o larga según la laboriosidad de cada quien.

Por ejemplo, adquirir una franquicia de cafetería equivale a tomar una senda segura siempre que lo hagamos por las razones correctas (sentir pasión por el deleite oscuro, disponer de tiempo y aplicar el esfuerzo pertinente).

La gestión de un establecimiento cafetero con procesos estandarizados es como aplicar un ABC infalible.

He aquí algunos aspectos que pueden ayudar a comprender mejor tal afirmación.

CONTABILIDAD

Las franquicias suelen tener un método único para registrar el dinero ganado, las deudas, el inventario a mano, los pedidos por hacer y un sinnúmero de detalles que los propietarios de marcas nuevas suelen aprender a través del método de ensayo y error.

Lo malo de este método es que a veces acarrea desagradables consecuencias que merman la motivación, el capital y hasta la viabilidad del local.

Integrarse a una cadena de franquicias facilita el aprendizaje de prácticas contables como el pago de impuestos y de nómina o los pedidos de suministros.

Esto quiere decir que familiarizarte con las tareas administrativas a través de esquemas probados resulta mucho menos doloroso que comenzar un sistema propio desde cero.

Detalles como éste suelen ignorarse cuando se planifica el proyecto empresarial a ejecutar.

Tristemente, se trata de cuestiones que marcan diferencia y que, en un momento dado, rompen el sueño emprendedor.

GESTIÓN DE LA EMPRESA

Se trata de un concepto que la mayoría de las personas no sabe con qué se come.

Hay varias lecciones que deben ser aprendidas y comprendidas a cabalidad pues de su aplicación depende la recta marcha de una franquicia de cafetería, o de cualquier otro negocio.

La gestión de un local dedicado a servir bebidas con base cafetera, por ejemplo, demanda capacidad para atender el panorama general (el marco legal de las autoridades, la publicidad, la plantilla que manejas, etcétera) sin dejar de prestar atención a los detalles (los utensilios, el nivel de basura en los botes, la presencia de un ingrediente en la cocina).

En la práctica, esto se traduce como la habilidad para asegurarse de que la tienda esté limpia, que el personal lleve el uniforme, que el café sea almacenado y preparado conforme al manual, y que el dinero se dirija a donde tiene que ir en el momento justo.

A propósito de este tema, buena parte de los franquiciadores brinda capacitación tanto teórica como práctica.

La formación que recibes no sólo debe ser recordada sino perfeccionada para que tu establecimiento arroje los mejores rendimientos.

ATENCIÓN AL CLIENTE

Una vez que hechas a andar una franquicia de café, descubres que tus clientes son los activos más valiosos.

También ves que tu personal es una variable de la ecuación que te ayuda a mantener clientes o a perderlos.

Siempre debes tener presente, y recalcar esta gran verdad con tus trabajadores, que el negocio pertenece a la industria de servicios, de modo que tratar bien al cliente es esencial para generar ganancias, propinas, riqueza.

DEMANDA

Antes de firmar para hacerte con una franquicia de café más vale tener analizado si existe suficiente demanda en la zona para una nueva opción.

La popularidad, siempre creciente, del café, y los costos de inicio relativamente bajos de los negocios del giro han provocado que algunos mercados se hayan saturado.

Esto puede incidir de forma definitiva en tu local; no querrás verlo convertirdo en una víctima de la baja demanda.

Lo ideal es detectar un área que esté desatendida o que tenga una cantidad de tráfico muy alta (una ubicación excepcional), así se facilita la tarea de hacerte con una cuota del mercado.

EXCEPCIONAL

Podemos decir que en la industria de las franquicias de cafetería la competencia es sencillamente feroz.

Situar a tu establecimiento por encima de los locales del giro representa un reto que puede resumirse en dos palabras: ser excepcional.

Esto aplica para todos los aspectos de tu negocio, desde la construcción hasta la operación diaria.

Ofrecer a los clientes el café más delicioso, brindar el mejor servicio, diseñar una atmósfera sumamente agradable, son tres aspectos que te ayudarán a obtener la fidelidad de infinidad de consumidores.

La alternativa es sentarse a observar como los clientes prefieren desviarse de su ruta para ingresar a la  cafetería de enfrente.

Aplicar estos conceptos a la cotidianidad de una franquicia de cafetería es una forma efectiva de lograr que tu propuesta empresarial sea una magnífica fuente de bienestar.

What's Your Reaction?

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0