El ABC del capuchino

Café, leche fresca y espuma de leche son los elementos que se armonizan para dar forma al capuchino. La tradición dicta que se bebe por la mañana, con el desayuno. No hay una sola forma de prepararlo. Basado en las proporciones de la mezcla podemos hablar de una larga familia. Su confección demanda del barista pericia y experiencia.

El ABC del capuchino

Espresso, leche fresca y espuma de leche son los elementos que se armonizan para dar forma al capuchino. La corona de espuma no cumple una función meramente decorativa, actúa como aislante y permite al espresso conservar su calor por más tiempo.

Su color característico es el marrón oscuro, tono similar al de los hábitos que cubren a los monjes capuchinos. La semejanza con dicha prenda le dio nombre.

Conviene servirlo en una taza de porcelana, dicho material protege las propiedades de la bebida mejor que el cristal.

La tradición dicta que se bebe por la mañana, con el desayuno.

Hoy día, lo ofertan infinidad de tiendas y cafeterías. Está disponible prácticamente a cualquier hora del día.

No hay una sola forma de preparalo. Basado en las proporciones de la mezcla podemos hablar de una larga familia. He aquí algunos de sus integrantes:

 

  1. Capuchino tradicional

El espresso lleva espuma de leche caliente en la parte superior. El grosor de la espuma es de aproximadamente un centímetro o mas.

  1. Capuchino chiaro (también llamado capuchino ligero o húmedo)

Lleva más leche que en la preparación típica.

  1. Cappuccino oscuro (también conocido como capuchino seco)

Su cantidad de lácteo es menor que la del bebible regular.

La forma tradicional del capuchino reclama las siguientes proporciones:

 

Entre 8 y 10 gramos de café molido

De 4 a 6 onzas (entre 120 y 180 mililitros aproximadamente) de leche fresca

Cerca de 180 mililitros de café

Chocolate o canela en polvo

Azúcar al gusto

Preparación:

El factor más importante para dar forma al capuchino es la leche espumada.

Su confección demanda del barista pericia y experiencia.

Crear la crema del capuchino reclama concentración, tacto y paciencia.

1.- Prepara un espresso a tu gusto. Lo recomendable es que la extracción del deleite oscuro no vaya más allá de medio minuto.

2.- Calienta la leche fresca en un recipiente empleando la boquilla de vapor de tu cafetera hasta convertirla en crema coronada por espuma. La temperatura del lácteo no debe exceder los 60 grados centígrados. Debes aplicar oído a la tarea. Si la boquilla esté muy sumergida en la leche producirá un ruido muy fuerte, hay que alzarla hasta obtener un sonido más ligero.

  1. Con la varilla de vapor dar forma a las burbujas de espuma de leche hasta obtener el volumen adecuado. Si empiezan a producirse burbujas muy grandes, baja la varilla, pero no demasiado.
  2. Sirve la crema en una taza de capuchino, pero no utilices ni toda la leche ni toda la espuma. Deja cerca de un centímetro antes de alcanzar el borde.
  3. Agrega el espresso con cuidado. No lo hagas de prisa, con paciencia y por el centro del preparado lácteo.
  4. Usa una cuchara de té para depositar parte de la espuma que dejaste en el recipiente sobre el capuchino, de modo que ocultes el sitio por donde entró el café.
  5. Antes de servir, espolvorea la parte superior con chocolate o canela en polvo.

Cappuccino helado (también conocido como capuchino freddo)

El método es similar al del modelo cálido tradicional, sólo que involucramos hielo en el proceso.

El vaso en que se sirve, uno con forma cilíndrica de preferencia, debe tener una capacidad de entre 8 y 12 onzas (entre 240 y 300 mililitros aproximadamente).

Pon el capuchino en hielo picado.

No olvides depositar en el vaso toda la espuma.

Antes de servir, deja que el recipiente se enfríe. No olvides poner un popote.

Es recomendable beberlo todo de prisa porque si el hielo se derrite el sabor del bebible cambia.

¿Cómo se bebe el capuchino?

  1. Nunca lo revuelvas con la cuchara.
  2. Si añades azúcar, procura removerla con suavidad, la herramienta adecuada es una cuchara de té. Hay quienes no agregan endulzante porque la bebida ya les parece bastante dulce. Nunca uses jarabe para agregar dulzor porque no se lleva con la leche.
  3. Percibe el aroma del chocolate o de la canela en polvo antes de beberlo.
  4. Tras beber el líquido, la espuma de leche debe quedar pegada en el fondo de la taza, esto es una señal de que el capuchino fue preparado correctamente.
  5. De cuando en cuando, tras disfrutar la bebida, agradece a Marco d'Aviano, el monje que la inventó.

What's Your Reaction?

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0