El té: una alternativa al café de siempre

Café y té compiten por el título de campeón de las tazas humeantes. Ambos comparten una carta de beneficios nada desdeñable. En territorio mexicano, la bebida cafetera gana el duelo de popularidad. Sin embargo, la infusión hecha a partir de aromático sobre gana terreno gracias a su versatilidad, su abanico de sabores y la difusión de sus propiedades. Ayuda a prevenir diversos cánceres, brinda una protección moderada al corazón, es un aliado de la salud mental y del control de pesos. Hallar el justo balance entre el consumo de café y de té es un desafío que nos recompensa con la descarga que necesita nuestro organismo para despertar y el sabor que nos tranquiliza antes de entregarnos a una noche de buen sueño.

El té: una alternativa al café de siempre

La mística del té compite de tú a tú con la del café. Son dos bebidas que gozan de un prestigio enraizado en lo profundo de culturas milenarias.

Poseen su propia carga de beneficios y un abanico de sabores sumamente atractivo. Comparten la versatilidad para servirse calientes o fríos. No obstante, la cantidad de complementos e ingredientes que pueden acompañar al té es sensiblemente menor a la que ostenta el deleite cafetero.

Si bien el café gana el duelo de popularidad en México, a últimas fechas el té ha ido ganando terreno de forma constante.

Una razón de peso en el viraje que han efectuado muchos consumidores es su intención de disminuir la carga de cafeína y los efectos colaterales: malos ratos a causa del insomnio o de malestares estomacales.

Otra, el aumento de marcas y tiendas especializadas en la venta de estas infusiones. Cabe mencionar que Tea Corp, McCormick y Therbal son las empresas de referencia en territorio mexicano. Ellas tres acaparan más del 50 por ciento del mercado.

También aporta al crecimiento del mercado la difusión acerca de las ventajas para la salud que acarrea su consumo.

BENEFICIOS

La evidencia científica indica que el té posee un buen número de los beneficios del café.

Se destaca la carga de antioxidantes y su contribución al control del colesterol.

Cuando se consume la infusión hecha con sobres aromáticos menos grasa circula por el organismo y se reducen los triglicéridos en la sangre.

La bebida también está asociada con procesos de pérdida de peso, particularmente con la disminución de volumen en una zona de mucho interés: el abdomen.

Facilita la eliminación de líquidos gracias a su efecto diurético.

Varios estudios científicos respaldan el rol del té como aliado contra diversos tipos de cáncer.

Sus vínculos con el bienestar de las personas también alcanzan al corazón: se sabe que brinda cierta protección contra males cardiovasculares.

En el terreno de la salud mental, la evidencia indica que calma los nervios y que cuando se beben al menos tres tazas al día disminuyen de forma significativa las opciones de sufrir depresión.

Otro aporte con soporte científico refiere que ayuda a mantener el metabolismo en un balance adecuado, sano, lo que se ve reflejado en menos riesgo de padecer diabetes.

Una diferencia sustancial con respecto al café es su contenido de cafeína, uno sustancialmente menor al que ostenta el deleite oscuro.

El té estimula el organismo, pero no tanto como su milenaria competencia. No es suficiente como para provocar ese efecto de recarga energética que incluso llega a alterar los nervios.

Esto se aprecia con claridad cuando llega la hora de dormir.

Mucha gente recurre a las infusiones de aromático sobre y no a los granos del cafeto para la última taza humeante antes de ir a la cama porque así evitan contar miles de ovejas para conciliar el sueño.

Se trata pues, de una alternativa atractiva cuando el descanso óptimo se sitúa como prioridad.

Café para despertar y té para dormir bien puede ser la fórmula del justo balance.

What's Your Reaction?

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0