Historia del espreso en un minuto

Preparar deleite oscuro de buen sabor y con rapidez fue la idea que llevó al descubrimiento del espresso. En la historia de esta forma de beber café, hay muchos nombres propios de importancia. Por ejemplo: Bezzera, Pavoni, Gaggia. Sin ellos, esa fuerte dosis que recibes a diario habría tardado más en consolidarse dentro del ánimo de los amantes de las tazas humeantes, aunque lo más seguro es que habría llegado a ti de otra manera.

Historia del espreso en un minuto

Para entrar de lleno en materia, hay que trasladarnos a Italia, a principios del siglo XX y entrar al taller de Luigi Bezzera, lugar donde el espresso vio la primera luz.

Bezzera se propuso hallar una manera de preparar el café de siempre con mayor rapidez sin merma de las propiedades de los granos.

La idea que concibió, y materializó, fue aplicar presión al agua hirviendo que se precipita sobre los granos durante la elaboración de café para acelerar el proceso.

Sus experimentos arrojaron un resultado mejor de lo esperado: el deleite oscuro no sólo tenía más sabor, también un cuerpo más fuerte y la extracción era mucho más rápida.

Así nació la máquina de café rápido.

Bezzera patentó un equipo que contenía una caldera y cuatro grupos (áreas del aparato de las que puede extraerse café de forma simultánea) en los que podían ubicarse filtros de distinto tamaño que guardaban el grano molido.

Ambrogio Fumagelli dice que éste fue el nacimiento de la bebida favorita de muchos paladares cafeteros.

La velocidad del nuevo método se convirtió en el nombre de la ágil preparación: "Espresso" es “rápido” en idioma italiano.

Desidero Pavoni compró el descubrimiento de Bezzera y comenzó a fabricar máquinas de café espresso.

Bajo su mirada empresarial, el aparato y el espresso ganaron mucha popularidad.

La máquina de espresso Pavoni fue un éxito de ventas.

Afirmar que cambió la forma de consumir el café sería bastante atinado. Basta con mirar a nuestro alrededor.

La industria cafetera se ha consolidado en la cotidianidad de las personas.

Cafeterías –en mayor medida– , expendios de grano y tiendas de café de especialidad son sus emblemas.

Su arraigo en la rutina de las personas no se debe solamente a la delicia que surge de los granos; se ha convertido en una herramienta de socialización muy efectiva.

Reducir la historia del espresso a unas líneas generales dejaría algo como:

1901: Luigi Bezzera registra una patente para la máquina de café rápido.

1903: La patente es adquirida por Desiderio Pavoni, que la incorpora a los aparatos que ya fabricaba.

1905: La empresa Pavoni comienza a fabricar máquinas de expreso basadas únicamente en el sistema de Bezzera.

1927: Instalan la primera máquina de espresso en los Estados Unidos.  Era una Pavoni y fue instalada en el Caffe Reggio, en la ciudad de Nueva York.

1938: Un técnico apellidado Cremonesi diseña una bomba de pistón para preparar deleite oscuro. La estrenan en el bar de Achille Gaggia.

1946: Gaggia comienza a fabricar la máquina de pistón comercial que da lugar a tazas de café con capas de espuma o crema.

Lo demás, es la historia que disfrutas siempre que acudes a una nueva cita con un delicioso espresso.

What's Your Reaction?

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0