La caída del café mexicano

A finales de los ochenta, México estaba entre los punteros en la lista de principales productores de café. En tres décadas retrocedió hasta quedar fuera de los diez primeros.

La caída del café mexicano

A finales de los ochenta del siglo pasado, México era un jugador destacado de la escena del café a nivel mundial.

En 1987 llegó a ocupar el cuarto puesto entre los principales países productores.

Tres décadas después, la nación mexicana está fuera de la lista de los diez primeros, relación que es encabezada por Brasil.

¿Qué sucedió?

Prácticamente toda la década pasada fue constante el desplome de los precios del grano.

Esa caída alcanzó su punto más bajo en 2018.

Varios agricultores mexicanos tuvieron que abandontar los cafetales.

La alternativa era vender el fruto de su trabajo a un precio que ni siquiera permitía recuperar los costos de producción.

Además, los cultivos se vieron afectados por la Roya del café, plaga que propicia el debilitamiento de árboles así como infecciones de consideración que desembocan en la muerte de las plantas.

Fue tal el efecto pernicioso de la Roya que el número de sacos de grano extraídos de suelo mexicano se redujo en más de un 50 por ciento en el periodo 2012-2016.

Una investigación del Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria expone que el impacto de la plaga no sólo se reflejó en mermas de calidad y cantidad de las semillas nacionales.

También golpeó a los cafeticultores por la vía de obligarlos a adoptar onerosas medidas de control.

El cambio climático es otro factor que ha influido en la pérdida de terreno de las mezclas mexicanas.

Cuando la temperatura aumenta y las precipitaciones pluviales van a la baja, la producción agrícola se complica.

Los cafetos requieren un rango de temperatura apropiado y condiciones de humedad muy particulares para rendir de forma óptima.

Por si los factores anteriores no fueran suficiente para meter en aprietos a muchos cafeticultores, el 2020 trajo consigo la pandemia de COVID-19.

El combo de situaciones adversas (bajos precios, la roya, el calentamiento global, el coronavirus) ha generado otro problema: la migración de mano de obra y de productores en busca de mejor fortuna.

Esto se ha traducido en abandono de plantaciones, desempleo y carencia de trabajo remunerado en el medio rural.

Así es como, a últimas fechas, se ha escrito la historia cafetera de un país que llegó a ser el cuarto productor mundial de grano y hoy mira, desde larga distancia, a los punteros.

¿Qué puede hacerse para revertir la situación?

Ese tema será motivo de otras líneas.

Conoce más en:

https://javatimescaffe.com/blog/jugadores-destacados-del-equipo-mundial-del-cafe

https://javatimescaffe.com/blog/la-importancia-del-cafe-caso-mexico

https://javatimescaffe.com/blog/la-importancia-social-del-cafe

What's Your Reaction?

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0