Panadería con aroma de café

Pocos dudan que las panaderías ofrecen excelentes complementos para acompañar tu café. No obstante, existen negocios del ramo panificador que explotan esa deliciosa conjunción y ofrecen bebidas con base cafetera de alta calidad. Buena parte de su éxito se funda en el proceso de tostado de las semillas que dan lugar al deleite oscuro. Conocer aspectos básicos de un buen tostado ayuda a ahorrar malos tragos.

Panadería con aroma de café

El viejo refrán de zapatero a tu zapato tiene una excepción notable en las panaderías y cafeterías.

Pocos dudan que los expendios de pan guardan en sus exhibidores el postre perfecto para acompañar tu café.

Menos frecuente es dar con un establecimiento que combine tanto excelentes bocadillos dulces como magníficas bebidas con base cafetera.

Negocios de este tipo existen y vale la pena invertir algo de tiempo en ubicarlos por aquello de matar dos pájaros de un tiro: saborear tanto una masa cocida con los dulces ingredientes que nos fascinan como paladear una estupenda mezcla de la casa.

Las panaderías que combinan su producto estrella con la bebida favorita del mundo (con perdón de las tazas azucaradas y etílicas) poseen un doble atractivo.

Son expendios de pan sí, pero también fuentes de bebidas que, por ejemplo, tuestan in situ los granos que dan lugar a deliciosos capuchinos.

Por lo general, estas tiendas usan tostadores de alta calidad y han afinado la habilidad para extraer sabores y aromas apetitosos de las semillas de deleite oscuro.

Esto asegura que la calidad de los bebibles además de alta sea consistente.

Tostar café es tanto un arte como un tema crítico.

Para muchos establecimientos realizar esa tarea es tanto un placer como un orgullo, no un mero proceso de rápida aromatización.

Adentrarse en el tueste permite entender con claridad los atributos de los granos (tamaños, formas, colores y densidades).

Demanda emplear distintas temperaturas y ser capaces de detectar el momento adecuado, ese en el que las semillas arrojan sus mejores cualidades.

Por ello, en toda empresa vinculada a los cafetos, un buen tostador es sumamente valorado.

La venta de bebestibles que obtiene una panadería es un indicador fiable de qué tan bueno es el tratamiento que dan a la mezcla de la casa y de las fórmulas empleadas en la preparación de los capuchinos.

Los frijoles mal tostados sencillamente no tienen cabida.

Cualquier máquina de café puede pintar sus granos verdes de color marrón, para ello simplemente hay que regular la temperatura del equipo y tolerar un montón de humo.

Los expertos manejan el tueste profundo, que definitivamente ayuda a asegurar el mejor cuerpo, un aroma especial y niveles de ácido adecuados.

Al reunir esas características, el producto final tiene todo para ser perfecto y prodigar un sabor vivo en la boca.

En conclusión: si el frijol no se tuesta correctamente, no hay nada que hacer.

Apresurarlo acaba con las bondades de las semillas. La lentitud, en cambio, juega a favor del paladar.

Cabe mencionar que hay expertos que durante el proceso de tostado le hablan al café, le dedican mimos y lo invitan a manifestar de algún modo qué más necesita para producir una magnífica taza humeante.

Antes de comprar granos, conviene verificar, con excentricidad o sin ella, si fueron tratados con precisión.

Para ello, se requiere abrir la semilla.

Si es oscura por dentro y más clara por fuera, el influjo del fuego fue el correcto.

Los granos mal tostados, como aquellos que son calentados a toda prisa, tienen el aspecto opuesto: un interior claro y un exterior oscuro.

Esto significa que los quemaron.

No vale la pena comprar una mezcla así.

What's Your Reaction?

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0