¿Por qué debo probar el café verde?

Conviene prestar atención al café verde, grano crudo, tal y como sale de la cáscara. Como no es sometido al tostado las semillas verdes conservan la mayoría de las propiedades y beneficios que traen de origen. Las buenas noticias comienzan con el ácido clorogénico, sustancia que se pierde cuando el grano es puesto a tostar. El café verde se presenta a los interesados con las formas de cápsula, líquido, crema y granos. Para prepararlo pueden seguirse los consejos que dan lugar a magníficas tazas hechas a partir de granos tostados, por ejemplo, usar agua destilada con el fin de que el líquido de la red de suministro local no perjudique las bondades de la bebida.

¿Por qué debo probar el café verde?

Conviene empezar a prestar atención al café verde, al grano crudo, original, tal y como sale de la cáscara y como queda tras el secado.

Se trata de judías que poseen una textura suave y fresca y escaso aroma.

Como no son sometidas al tostado, quedan libres de las transformaciones físicas y químicas que acontecen bajo el influjo del calor.

Es decir, conservan buena parte de las propiedades y beneficios que traen de origen.

Ya que el tueste constituye una de las etapas más conocidas del tratamiento que reciben las semillas, el café verde es una de las versiones menos conocidas de la bebida negra como la noche.

Algo se gana y algo se pierde al exentar al café del paso por el fuego.

Las llamas transforman el grano, le conceden propiedades y beneficios al tiempo que le restan algunos de sus atributos originales.

¿Cómo es la bebida que se obtiene de judías crudas?

Posee un amargo ligero, sobre todo si se le compara con el café negro.

Las buenas noticias comienzan con el ácido clorogénico, sustancia que se pierde cuando el grano es puesto a tostar.

Este compuesto sirve al propósito de controlar el peso corporal. Hablamos de una sustancia que salva de incurrir en atracones.

Refuerza la sensación de estar saciado. Esto evita caer en la tentación de probar algún antojo o dar cuenta de bocadillos entre comidas.

Favorece la reducción del colesterol malo, lo que desploma el riesgo de sufrir trastornos cardiovasculares.

Aporta a la eliminación de grasas al estimular el metabolismo de los lípidos.

Otro aporte del ácido clorogénico se da en el terreno mental, en la conservación del cerebro sano, es decir, resulta útil cuando se trata de prevenir demencias y enfermedades como el alzheimer.

Como ocurre con las variedades tostadas, existen indicios de que el café verde brinda disminuye el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer.

Posee cafeína, pero no tanta como su hermano negro, se maneja que sólo contiene una quinta parte del alcaloide presente en su familiar tostado. Igual contribuye a remediar sensaciones de fatiga.

También interacciona con el organismo para regular el nivel de azúcar en la sangre, función sumamente valiosa cuando forma parte de la dieta de alguien diagnosticado con diabetes tipo 2.

Posee antioxidantes que reducen los efectos de los radicales libres en el organismo.

En este sentido, se maneja que es hasta 10 veces más potente que el té verde.

Los antioxidantes son tan importantes como versátiles: cumplen tareas que evitan, o mitigan, problemas como trastornos cardíacos o artritis. Se dice que retrasan el envejecimiento y cuidan de nuestro sentido de la vista.

Asiste al consumidor en la reducción tanto del estrés como de la presión arterial.

Mejora el sistema inmunológico y minimiza el efecto de moléculas dañinas.

Acelera el metabolismo y ayuda a desintoxicar el cuerpo.

Una de sus cualidades menos difundidas es que auxilia a que el hígado esté limpio y elimine sustancias dañinas.

El café verde se presenta a los interesados con las formas de cápsula, líquido, crema y granos.

En este último caso es envasado antes de que las semillas alcancen su madurez plena.

Cabe mencionar que las judías crudas no escapan del molinillo.

El paso por este artefacto debe dar lugar a una molienda que se corresponda con la cafetera a utilizar.

También aplican para el grano crudo recomendaciones que dan lugar a magníficas tazas hechas a partir de frijoles tostados.

Por ejemplo, hay que preparar las dosis cafeteras con agua destilada.

Esto ayuda a evitar el mal sabor del líquido duro y a no abrir en demasía las puertas del organismo al cloro y a minerales presentes en el agua suministrada por la red pública.

El café verde, reitero, trae carga cafeínica, ingrediente que puede ser la causa de insomnio e inquietud.

Por último, cabe mencionar que si el verde es vida, la combinación del color y el café representa un gran acierto.

Foto de Rodrigo Flores en Unsplash

What's Your Reaction?

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0