Prepara un capuchino de antología

El capuchino, una de las bebidas con base cafetera más famosas y solicitadas, es algo más que café con leche. Su correcta preparación obedece con rigidez la regla de los tercios. Hace un par de décadas, las cafeterías eran el único lugar donde podía adquirirse. Hoy día, prepáralo en la comodidad del hogar resulta muy sencillo y es una opción atractiva por los ahorros de tiempo y dinero que implica invertir en una cafetera para capuchinos.

Prepara un capuchino de antología

Un buen capuchino es un magnífico obsequio para el paladar.

Muchas personas simplemente no conciben pasar 24 horas sin dar cuenta de uno de estos preparados con base cafetera.

Nació en Italia y su nombre proviene de que comparte color con la túnica de los monjes homónimos.

Característica primordial de la bebida es el gran volumen de espuma. Tan frágil seña de identidad lo convierte en una opción ligera para el gusto, es decir, menos pesada que otros integrantes de la familia del café.

Su forma tradicional reclama la regla de los tercios, es decir, partes iguales de leche al vapor y de crema de leche y un segmento de espresso.

Para agregarle dimensiones de sabor nada como espolvorear sobre la corona de espuma ingredientes como nuez moscada, o canela, o chocolate en polvo.

ASPECTO

Un capuchino ideal comienza con un buen espresso.

Las siguientes recomendaciones apuntan a ese fin:

Hay que moler bien los granos y someterlos con firmeza al filtrado de alta presión.

Debe procurarse no preparar demasiado espresso de una sola vez.

El aspecto tradicional de este bebible permite apreciar con claridad, sobre la base de leche, el territorio del café fuerte, la parte superior de la mezcla corresponde a la espuma marrón.

Conviene usar una taza de espresso para evitar que se enfríe demasiado rápido.

Las diferencias entre el capuchino y los cafés con leche radican en la cantidad de lácteo que acompaña a la base cafetera.

¿Cómo obtener la leche espumada?

Cuando utilizamos una prensa francesa para la tarea, lo primero es calentar la leche (sin grasa de preferencia) en la estufa o en el microondas.

La temperatura idónea es aquella que puede tolerarse cuando se tantea con el dedo. 

Acto seguido, hay que verter el lácteo en una olla de émbolo y bombearla durante unos minutos.

El líquido expandirá su volumen hasta tres o cuatro veces dando lugar a la espuma para un excelente capuchino (o café con leche).

CAFETERA

Todo amante del deleite oscuro que sienta predilección por el capuchino debe plantearse la posibilidad de comprar una cafetera que haga posible dar forma a esa bebida en la comodidad de su hogar. 

Hay diversos modelos con los aditamentos precisos para vaporizar leche.

Conviene examinar con atención si acaso requerimos un equipo que pueda dar salida a varias tazas de forma simultánea.

Hace algunas décadas, poseer un molinillo, una máquina de capuchino o de café espresso y aditamentos para preparar café de alta calidad en general era sinónimo de haber comprado un artículo de lujo.

Hoy día, esos mismos artículos están presentes en millones de viviendas a lo largo y ancho del mundo.

Gracias al mercado digital es posible echarlos al carrito a precios muy accesibles.

Preparar capuchinos en casa ahorra dinero y tiempo.

Significa satisfacer el antojo sin salir de casa y sin tener que esperar a que un mensajero arribe con con el pedido.

Otro beneficio que no debe soslayarse es el de darse la oportunidad de experimentar con ingredientes y proporciones.

Afinar una fórmula personalísima es un terreno digno de explorar. Perseverar en él llega a producir sabores inigualables.

What's Your Reaction?

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0