Qué tan bueno es el café helado de Starbucks

Los amantes del café tienen en casa todo lo necesario para disfrutar distintas facetas de la bebida oscura. Si ya recorriste suficiente camino del lado caliente de las mezclas cafeteras, ¿por qué no explorar el lado frío de la moneda? Para ejecutar esa empresa, conviene empezar con fórmulas de probada eficacia.

Qué tan bueno es el café helado de Starbucks

Si eres un amante del café que gusta de disfrutar distintas facetas de la bebida favorita del mundo (con perdón de los refrescos y los alcoholes), seguro has probado el café helado de Starbucks.

¿Te gustó la forma en que lo preparan en el gigante de las cafeterías?

¿Te has preguntado qué tal sabe comparado con otras fórmulas frías?

Antes de avanzar en el tema hay que responder a otro par de cuestiones.

¿Tienes claro qué es el café helado?

¿Sabes cuáles son sus fundamentos?

Pensar que se trata de una taza de deleite oscuro bien caliente que se deja enfriar o que se mete al congelador es vivir en el error.

Ok, su punto de partida sí es el café humeante, pero, preparado de un modo distinto al habitual.

En Starbucks, por volver al tema inicial de nuestras líneas, manejan un método que da lugar a una magnífico producto.

No obstante, si quieres probar la fórmula original de la bebida oscura bajo cero sí tendrás que preparar el café en frío.

Esto significa dejar fuera de la ecuación al líquido caliente.

Será agua gélida la que extraerá los sabores del café, lo que significa que no obtendrás todos los compuestos amargos y aceites grasos disponibles en los granos.

El café helado hecho de este modo tiene menos contenido ácido que aquel con base en una taza de mezcla caliente.

Este método fue inventado en 1962 por un ingeniero químico llamado Todd Simpson.

La compañía que fundó, Toddy Products, sigue produciendo sistemas para el lado helado del deleite oscuro.

UNA RECETA INFALIBLE

  • Prepara tu café en una cafetera regular con el molido que prefieras.
  • Llena una cubitera con el café y métela al congelador.
  • Cuando ya tengas cubitos, échalos en un recipiente a la medida de tu gusto.
  • Para endulzar, puedes agregar un poco de jarabe de azúcar o un poco de sabor a chocolate o ambos.
  • Completa tu café helado con crema batida y chispas de chocolate.

Si convidas a tus amigos, seguro los dejarás impresionados.

No te sorprendas si nada más probar la bebida te consideran un mago del café helado o te preguntan si alguna vez trabajaste en Starbucks. 

El método de la cerveza caliente es otra forma de elaborar café helado.

Su truco está en meter el café al refrigerador una vez que alcanza la temperatura ambiente.

Dejar que se enfríe más que eso mermará de forma significativa el sabor.

Antes de que te aventures a diseñar tus fórmulas personalísimas, conviene que practiques con recetas de probada eficacia.

Aquí te compartimos una:

Frappuccino Starbucks

- 2 tragos (3 onzas) de café expreso

- 1/4 de taza de azúcar granulada

- 2 1/2 tazas de leche baja en grasa

- 1 cucharadita de pectina

 (también puedes agregar una cucharadita de mauzena o crema para cafe)

  1. Revuelve el azúcar en el expreso.
  2. Deja enfriar la mezcla.
  3. Revuelva la leche y la pectina en la mezcla del expreso hasta que la pectina se disuelva.
  4. Llena un vaso con hielo y enseguida sirve la mezcla  o bien echa los cubos y tu preparación en el vaso de la licuadora. Por a funcionar el aparato durante medio minuto como mínimo.
  5. Disfruta tu café helado.

What's Your Reaction?

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0