Té negro: los beneficios del café con menos efectos secundarios

El efecto “despertador” que obtenemos al beber té negro es resultado de la cafeína contenida en el producto. Fue en 1827 que se detectó la presencia de ese alcaloide en esta opción líquida que surge de las hojas de la Camellia sinensis. No obstante, se pensó que era una nueva sustancia. La llamaron “teína”. Al examinar cómo influía en los consumidores se descubrió que producía efectos similares a los del café. Los avances en la investigación permitieron dilucidar que era el mismo estimulante oculto en los granos del cafeto. Por esa razón, al consumir té negro el organismo responde como si hubiera tomado una buena taza salida de la cafetera.

Té negro: los beneficios del café con menos efectos secundarios

El efecto “despertador” que obtenemos al beber té negro es resultado de la cafeína contenida en el producto.

Fue en 1827 que se detectó la presencia del alcaloide en esta opción líquida que surge de las hojas de la Camellia sinensis.

En ese entonces se pensó que era una nueva sustancia. Sus descubridores la llamaron “teína”.

Al examinar cómo influía en los consumidores se observó que producía efectos similares a los del café.

Avances en el terreno de la investigación científica permitieron dilucidar que era el mismo estimulante oculto en los granos del cafeto.

Por esa razón, al consumir té negro el organismo responde como si hubiera tomado una buena taza salida de la cafetera.

El ingrediente activo pone en estado de alerta al individuo y acelera su tiempo de reacción.

Esto se debe a que el alcaloide estimula tanto el sistema cardíaco como el aparato respiratorio de la persona, lo que origina, entre otras cosas, un considerable aumento del oxígeno que circula por el cuerpo.

La cafeína también refuerza la marcha de los riñones y la labor de los jugos digestivos.

En la comunidad científica se maneja que agiliza el metabolismo y contribuye a eliminar toxinas.

Dentro de los efectos estrictamente mentales, mejora la concentración general.

Hay evidencias (estudios internacionales principalmente) de que la cafeína mejora el rendimiento del cerebro y ayuda a reducir la posibilidad de sufrir diversas enfermedades, como males cardíacos.

No obstante, la mayoría de los dietistas-nutricieonistas advierten a sus pacientes, y a la sociedad en general, que consumir cafeína en abundancia es mala idea porque provoca efectos secundarios como falta de aliento, insomnio y taquicardia.

Pensando en las recomendaciones de salud, el té negro posee una ventaja con respecto al café: una menor cantidad de cafeína presente en cada taza.

Una bebida estándar extraída de los granos del cafeto guarda en su interior unos 16 miligramos de ese estimulante, mientras que la infusión sólo carga con 6 u 8 miligramos.

Dicho de otro modo, para sentir efectos similares a los de un buen y fuerte café, el bebedor de té negro debe ingerir varias tazas.

Muchos factores influyen en el nivel de cafeína presente en la infusión.

Dos importantes son: la variedad de té cultivada y el sitio que ocupan las hojas en el ejemplar de Camellia sinensis del que son extraídas.

La hoja ubicada de la mitad de la planta hacia abajo es más vieja y tiene mayor presencia de fitoquímicos, además de otras sustancias vegetales; la situada en la parte superior suele estar más fresca  y libre de agregados.

El modo en que se corta y el tiempo que pasa en remojo influyen en la cantidad de cafeína disponible en cada taza.

Al ser comparada con otras infusiones, el té negro posee la mayor carga de cafeína.

Esto se debe, al parecer, a que, dentro de su proceso de elaboración, las hojas son sometidas a una oxidación completa que da lugar a un sabor tan singular como fuerte.

What's Your Reaction?

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0