Tres recetas de café con limón

Los amantes del café saben que un espresso fuerte con una rodaja de limón produce en el paladar un efecto sumamente atractivo, una mezcla de ligera acidez y suave amargo. El cítrico interacciona bien con la mezcla cafetera: reduce los efectos negativos de la cafeína en el cuerpo y refuerza la descarga energética que despierta y enciende las alertas. La receta elemental es sumamente sencilla de lograr: añade el jugo de un limón a una taza grande (de unos 240 mililitros) de café.

Tres recetas de café con limón

Los beneficios del café, la bebida favorita del mundo (con perdón de las bebidas azucaradas y los refrescos), han sido demostrados por numerosos estudios.

Ahuyentar el cansancio, mantener al individuo alerta, favorecer la concentración, son sólo tres de ellos.

Uno de sus principales atractivos radica en su versatilidad. Se lleva bien con infinidad de acompañantes.

Hoy hablaremos de un preferido de muchos que hace buena mancuerna con la bebida oscura: el limón.

Fuente de vitamina C y minerales, el consumo de este cítrico está asociado a efectos saludables que, a decir, verdad, tienen cierta pinta de leyenda.

La C fortalece el sistema inmunológico, mejora la condición de la piel y contribuye a una sana digestión.

El extracto de limón (obtenido a partir de la cáscara y la pulpa) posee propiedades antibacterianas, ayuda a proteger de infecciones.

Además, en él hay potentes antioxidantes, asociados a menores opciones de desarrollar algunos cánceres.

Hay quienes piensan que el radio de acción del limón se limita a condimentar platillos o prestar su sabor a postres, dar nombre a la limonada, ser bebido con forma de té o combinar con bebidas embriagantes.

Sin embargo, los amantes de las tazas humeantes saben que un espresso fuerte aderezado con una rodaja de limón produce en el paladar un efecto sumamente atractivo, que podría ser definido como una mezcla de ligera acidez y suave amargo.

Hay quienes afirman que toman café porque es un remedio efectivo contra dolores de cabeza, un aliado contra la diarrea y un auxiliar en la pérdida de peso.

La evidencia científica indica que la cafeína, sin necesidad del jugo de limón, produce cierto efecto analgésico que ayuda en caso de cefálea. Sobre el mal estomacal no hay nada concluyente. En el caso de la reducción de tallas hay algo de verdad.

En otro plano, café y jugo de limón equivalen a un buen embarque de antioxidantes que llega a buen puerto: el interior del organismo.

Su consumo se ha asociado a un menor riesgo de padecer enfermedades crónico-degenerativas.

Esta combinación es una bebida a la italiana. Se recomienda consumirla lentamente.

Para obtenerla basta con servirnos una taza humeante extraída de grano molido y agregar jugo de limón recién exprimido y su ralladura.

Cabe mencionar que el zumo del cítrico interacciona bien con la mezcla cafetera: reduce los efectos negativos de la cafeína en el cuerpo y refuerza la descarga energética que despierta y enciende las alertas.

Si alguien trabaja mucho, duerme poco y busca escapar de la sensación de debilidad que de cuando en cuando lo invade, recurrir a esta bebida es una buena opción.

Existe cierto consenso acerca de los beneficios de esta dupla en individuos que padecen presión baja o sufren migrañas crónicas.

Quienes sufren falta de apetito han descubierto que estimula al sistema digestivo.

No obstante, se recomienda consumir este dúo magnífico después de las comidas.

La receta elemental es sumamente sencilla de lograr: añade el jugo de un limón a una taza grande (de unos 240 mililitros) de café.

Si eres más de espresso con cítrico necesitas:

8 gramos de café molido

30 mililitros de agua

Jugo de un limón recién exprimido.

Ralladura de limón

Azúcar al gusto.

Preparas el espresso. Exprimes el jugo cuidando que los huesos y la pulpa del cítrico no terminen en la taza. Agrega el zumo de limón al café. Decora con ralladura o una rodaja de limón y agrega el endulzante.

También lo puedes tomar frío. Los ingredientes son:

1 taza de café frío

Jugo de un limón

Azucar al gusto

Esencia de vainilla (apenas un par de gotas)

1 cubo de hielo

La preparación toma tres pasos:

1. Licuar los ingredientes.

2. Adornar el resultado con ralladura de limón.

3. Disfrutar la bebida.

What's Your Reaction?

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0