Un ácido bueno del café

El ácido linoleico tiene mucha influencia en el aroma de los granos. La comunidad científica asocia su consumo a un mayor bienestar cardiovascular, también le atribuye facultades anticancerígenas. A partir del ácido linoleico, el cuerpo obtiene energía y produce otros ácidos grasos benignos. Estimula la producción de sustancias que ayudan a formar moléculas que mantengan en buena condición el sistema inmune o respaldar reacciones antiinflamatorias.

Un ácido bueno del café

Que la bebida oscura goza de una gran popularidad es indudable.

Millones y millones de consumidores en todo el mundo consumen más de 2 mil millones de tazas humeantes al día.

Surgido de dos variedades de la familia de los cafetos, Arábica y Robusta, el café atraviesa varios procesos (los más cercanos a nosotros son el molido y la preparación) que influyen en su carga de componentes.

Estudios científicos han determinado que el grano de café posee grupos de genes vinculados a la producción de alcaloides y flavonoides.

Esos elementos influyen en el aroma y el sabor de la bebida.

El más famoso, la cafeína, ahuyenta el cansancio y nos mantiene alertas.

No obstante, hay otras sustancias destacadas, como el ácido linoleico, ácido graso poliinsaturado esencial con mucha influencia en el aroma de los granos.

Integrante de la familia del omega 6, pariente del omega 3, colabora con el crecimiento y el desarrollo del cuerpo.

El organismo lo necesita, pero no puede sintetizarlo por su cuenta. Hay que obtenerlo a través de la dieta.

A partir del ácido linoleico, el cuerpo obtiene energía y produce otros ácidos grasos benignos.

Otra de sus tareas consiste en estimular la producción de sustancias que juegan papeles importantes en diversos procesos biológicos, como ayudar a formar moléculas que mantengan en buena condición el sistema inmunológico o respaldar reacciones antiinflamatorias.

El déficit de ácido linoleico puede acarrear lesiones cutáneas, pérdida de cabello y una reducción del nivel de plaquetas en un individuo.

Lo consumimos a través de frutos secos y aceites de semillas (girasol, maíz, soya).

Los beneficios ligados al deleite oscuro han facilitado que muchos nutriólogos lo inscriban en la lista de alimentos funcionales, es decir, comestibles o bebidas que aportan nutrientes para reducir el riesgo de contraer enfermedades.

La comunidad científica asocia el consumo de ácido linoleico a un mayor bienestar cardiovascular, también le atribuye facultades anticancerígenas.

Influye de forma positiva en el sistema inmunitario; en otras de sus facetas echa la mano contra la diabetes y facilita reducir grasa corporal.

En un área bastante específica, la prevención de cáncer de mama, ha obtenido buenas calificaciones en varios estudios.

Como ocurre con casi todo cuando se habla de alimentación, la justa medida mantiene las cosas en orden.

Una ingesta desmedida de este componente, y de otros representantes de su familia omega 6, llega, en un momento dado, a favorecer procesos inflamatorios y a incrementar, en lugar de reducir, el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Los ácidos grasos son una importante fuente de energía. Además de su aporte por ese lado, el ácido linoleico favorece la creación de hormonas, el recto funcionamiento de las neuronas, la disminución de los niveles de colesterol y un despliegue antioxidante destacado.

Por sus componentes y principios activos, el café suele ayudar a combatir el síndrome metabólico, es decir, la agrupación de diferentes factores de riesgo o alteraciones (hipertensión, glucosa, triglicéridos elevados, colestero bueno bajo, exceso de grasa alrededor de la cintura) en una sola persona.

Gracias a componentes como el ácido linoleico, el deleite oscuro no sólo es la bebida favorita del mundo sino un alimento funcional en toda regla.

Aún se desconoce mucho acerca del modo en que interaccionan con el organismo las más de 1 mil sustancias presentes en el café.

Sin embargo, la seguridad de su consumo ha sido comprobada a lo largo de varios siglos.

Conocer un poco más sobre la cafeína, el ácido linoleico, las vitaminas, minerales y demás compuestos identificados en la mezcla de la casa, ayuda a disfrutar más de una dosis perfecta para despertar.

What's Your Reaction?

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0