Un cortado que suaviza el espresso

La definición básica lo retrata como un espresso al que se agrega un poco de leche para suavizar su cuerpo y rebajar la amargura extraída de los granos. ¿Cuánto es un poco de leche? Solo unas gotas, apenas suficiente para manchar el café. Es importante que el espresso esté recién hecho. Hay quienes siempre tienen junto a su cortado un vaso de agua por aquello de mitigar el profundo sabor que deja en la boca.

Un cortado que suaviza el espresso

Si bien hay infinitas maneras de disfrutar una buena dosis de café, muchos amantes del vino de los granos coinciden en que la forma más lograda de un molido de calidad se vierte en una taza de espresso.

Sin embargo, el profundo sabor y la acidez del más rápido de los bebibles cafeteros de grano molido son simplemente demasiado para muchos paladares. Desean rebajarlo, pero sólo un poco.

De esa necesidad nació un favorito de muchos adictos al deleite oscuro: el café cortado, cuyo lugar de nacimiento es Italia.

La definición básica lo retrata como un espresso al que se agrega un poco de leche para suavizar su cuerpo y rebajar la amargura extraída de los granos.

¿Cuánto es un poco de leche? Solo unas gotas, es decir, apenas suficiente para manchar el café.

Si añadimos demasiada convertimos al bebible en un café latte, otra categoría sumamente popular del deleite oscuro.

Se trata pues, de una alternativa al espresso tradicional, ideal para beber a media mañana o después de comer. En suelo italiano el consumo de cortado suele limitarse al desayuno.

Preparar un café cortado en casa exige tener una cafetera de espresso o un sistema de monodosis.

Una vez que tienes listo el café, ya sea que hayas infusionado los granos molidos o utilizado el equipo de cápsulas, añades un chorrito de leche y azucar al gusto.

El asunto, simple en apariencia, da margen para muchas sutilezas. Las del café son múltiples. Los resultados varían dependiendo de la mezcla empleada, de la cantidad de grano, del tiempo de extracción y un largo etcétera.

Las de la leche son menos, pero igual de importantes. Se puede añadir muy caliente o fría o templada. Hay quien prefiere su cortado con leche muy cremosa, o bien con lácteo vaporizado.

Suele servirse en un vaso de cristal o en una taza pequeña para espresso.

Un sobre de azúcar debería bastar para endulzarlo.

Es importante que el espresso esté recién hecho.

Hay quienes siempre tienen junto a su cortado un vaso de agua por aquello de mitigar el profundo sabor que deja en la boca.

Lo ideal es servirlo en una taza de cerámica, ese material retiene mejor el calor.

En cafeterías con baristas expertos el cortado se convierte en una muestra de arte efímero siguiendo las bases del arte latte.

Vierten leche cremada al vapor en el café y forman diseños como hojas o manzanas.

Se trata de una excelente carta de presentación para un negocio del ramo.

Sin embargo, no deja de ser una experiencia estética que se desvanece al primer sorbo.

Una excelente opción para disfrutar de este clásico de las tazas humeantes es visitar Java Times Caffé.

En Java Times Caffé podrás disfrutar una versión de alta calidad del cortado tradicional.

Si eres un adicto a las tazas humeantes y deseas probar algo distinto, ordena nuestro espresso cortado y flameado.

Esta bebida reúne un espresso de calidad, leche, azucar morena y fuego.

Visita Java Times Caffé y descubre nuevas formas de disfrutar de la bebida caliente como el infierno, negra como la noche, dulce como el amor.

What's Your Reaction?

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0